Después de uno de los otoños y posible invierno más secos de los últimos años 

Los expertos aconsejan más que nunca ahorrar agua ante la posible sequía que pudiera prolongarse en el tiempo.

Y es que los españoles gastamos de media unos 120 litros de agua al día y la peor noticia de todas es que va aumentando cuando la cantidad de reservas de agua va descendiendo progresivamente. El despilfarro está presente incluso como hábito en muchas familias, por ello lo primero que se debe hacer es tomar conciencia de la problemática que supone las faltas de lluvia y cómo siguiendo algunas pautas además de ahorrar dinero en la factura cada mes, estaremos contribuyendo a prevenir la contaminación de lagos, ríos o mares y ayudaremos al mejor funcionamiento del planeta mediante los recursos naturales. 

Por ello hoy en el blog de ProAhorro, en el que siempre os damos los mejores consejos para mejorar vuestra economía doméstica, os traemos algunas recomendaciones muy sencillas de seguir que permitirán reducir el consumo de agua en el hogar.

  • Comprueba que no existe ninguna fuga en las tuberías o grifos que goteen ya que pueden suponer una gran pérdida de hasta 70 litros desperdiciados cada día. De igual manera, revisa el contador del agua para comprobar que no tenga ninguna fuga en el sistema de cañerías, para ello, míralo y pasados 2 horas sin utilizar nada de agua vuelve a revisarlo.
  • El WC no se debe utilizar como papelera puesto que cada vez que se inserta un cigarrillo o productos de higiene personal se están desperdiciando 25 litros de agua.
  • Instala grifos termostáticos en las que automáticamente se genera la temperatura marcada y así se evita desperdiciar agua hasta encontrar la temperatura deseada para el baño. Además, son muy fáciles de instalar y nos pueden ahorrar hasta 10 litros de agua por cada baño.
  • Reduce el tiempo de la ducha, es decir, cierra el grifo mientras te enjabonas o te lavas el pelo puesto que con este sencillo gesto podemos ahorrar hasta 75 litros de agua, una cifra sorprendente. De igual manera, cierra el grifo mientras te cepillas los dientes o friegas los platos.
  • Instala alcachofas de bajo consumo en las que no se gastan más de 9 litros por minuto.
  • Pon la lavadora y el lavavajillas cuando estén completos para aprovechar toda su carga.
  • Adquiere electrodomésticos eficientes que nos ayudan a ahorrar en agua y luz.
  • Asegúrate de tener plantas que se adapten al clima de la zona en la que vives y así tener que regar menos y sobre todo, aprovechar el agua de lluvia que es la más recomendable para el riego.
  • Riega siempre a primera o última hora de la noche y evita hacerlo en momentos de mucho viento porque se desperdicia agua a la vez que se favorece la formación de hongos y enfermedades.
  • Evitar utilizar la manguera para fregar los patios, jardines o exteriores de la casa y en su lugar utiliza la tradicional escoba con la que no derrochamos ni un litro de agua.
  • Revisa el sistema del aire acondicionado por evaporación de agua.
  • Comprueba el sistema de aspersores y revísalo para que no se rieguen zonas que no lo necesitan.
  • Evita plantar césped natural en zonas de difícil riego como cuestas.
  • Instala cubierta en la piscina y comprueba que no existen fugas en la depuradora o en las bombas.
  • Reutiliza el agua de la botella del aire acondicionado para regar las plantas por ejemplo.
  • Lava las herramientas de jardinería en un cubo y no bajo el agua corriente.
  • Instala inodoros con dos tipos de descargas.
  • Reutiliza el agua de limpiar la pecera para regar las plantas que además contiene nitrógeno y fósforo que son un gran abono para ellas.
  • Dirige las salidas de canalones y los sistemas de drenaje de agua hacia zona con plantas para darle al agua un doble uso.
  • No utilices el agua corriente para descongelar alimentos, acuérdate la noche de antes de sacarlo del congelador.
  • Mantén en remojo las sartenes y cacerolas con suciedad incrustada para que sea más fácil lavarlo y con un menor consumo del agua.
  • Retira las malas hierbas del jardín que le quitan agua al resto de plantas además de sol y abono.
  • Utiliza el mínimo nivel de fertilizantes puesto que necesitan más cantidad de agua.
  • Utiliza el programa adecuado y más eficiente en la lavadora y lavavajillas.
  • Reutiliza el agua sobrante de cuando se cambia el agua a las mascotas.

Existen también algunos gadgets

O incluso aplicaciones para el smartphone que nos pueden ayudar en esta labor y que actúan como dosificadores y aireadores o calculadores del consumo que avisan cuándo se está malgastando el agua.

Todas estas recomendaciones no sólo nos ayudarán a contribuir con la mejora del medio ambiente y la protección de los recursos naturales tan preciados y cada vez más escasos como el agua, sino que a nivel financiero, estaremos ahorrando cada mes en la factura.