La situación económica muchas veces te lleva a necesitar un dinero que no tienes. Hacer frente a un gasto imprevisto, como la avería del coche, arreglar un electrodoméstico o una multa de tráfico puede desequilibrarte completamente tu economía doméstica. En estas circunstancias la única salida que te queda es solicitar un préstamo rápido con el que hacer frente a ese gasto imprevisto.

Por si no lo sabes, un crédito rápido es un producto que te ofrece pequeñas cantidades de dinero para pagar determinados gastos puntuales, sin necesidad de papeleos y que son concedidos en muy poco tiempo, un día o dos como mucho.

Sin embargo, puede ser difícil elegir el crédito rápido adecuado dentro de la amplia gama de productos similares que existen en la actualidad, ya que éste es un mercado en auge debido a la gran utilidad que tienen estos productos.

Elegir el mejor producto de financiación no es algo que debas tomarte a la ligera. Seleccionar un crédito que no se adapte a tus necesidades hará que tengas que pagar más intereses y te produzca un perjuicio económico importante, tanto o más que el gasto imprevisto para el que vas a usar el dinero.

Para que esto no te suceda y solicites el préstamo rápido perfecto para tus necesidades vamos a ver una serie de pautas y consejos que te recomiendo seguir y así evitarás problemas futuros.

Consideraciones previas antes de pedir un préstamo rápido

Un crédito rápido es muy sencillo de contratar. Están especialmente indicados para cubrir momentos puntuales de falta de liquidez pero no es recomendable basar tus pagos en ellos ya que entrarás en una espiral de deudas de la que resulta muy complicado salir.

Así que antes de solicitar un préstamo rápido tienes que tener muy claro estos 4 puntos.

El tipo de crédito rápido que contratar

Básicamente, dependiendo de la finalidad, de la urgencia y de tu situación financiera y personal elegirás un préstamo u otro.

Si necesitas el dinero con mucha urgencia y la cantidad es pequeña, no superior a los 600€, entonces deberás inclinarte por un minicrédito. Si por el contrario puedes esperar unos días y la cantidad es mayor de 600€, la mejor opción es un crédito rápido.

Un punto importante es que si estás dentro de una lista de morosos no podrás optar a todos los tipos de crédito por lo que tendrás que buscar un producto que cumpla los dos puntos anteriores y además te lo concedan incluso estando en una lista morosos como RAI o ASNEF.

El coste de contratar un préstamo rápido

Antes de solicitar un préstamo rápido ten muy presente los costes. Asegúrate de que el crédito que contrates:

- No tiene productos vinculados, es decir, no es necesario contratar otros productos adicionales obligatoriamente además del crédito que encarecen el coste final.

Por ejemplo, te pueden obligar a contratar un seguro de protección de pagos o incluso un seguro de vida.

- Publicidad engañosa, no es muy habitual pero ten cuidado con no leer la “letra pequeña” y quedarte solo con las características del crédito que publicitan.

Especialmente fíjate bien en el tipo de interés final que vas a pagar porque en muchas ocasiones las empresas de créditos rápidos solo muestran la cuota mensual, obviando el tipo de interés que es básico para comparar entre diferentes crédito y que te indica realmente la cantidad de dinero que vas a tener que devolver a la finalización del préstamo.

- Las comisiones, los préstamos rápidos no suelen tener comisiones asociadas, como si las tienen los préstamos personales tradicionales pero no está de más que te asegures.

Principalmente, es de la comisión de apertura de la que tienes que huir, ya que el resto de comisiones habituales de productos de financiación, como la comisión de estudio y comisión de amortización parcial y de cancelación no suelen aplicarse.

Los requisitos a cumplir para que te concedan un crédito rápido

Los requisitos que tienes que cumplir para solicitar un préstamo rápido no son muy elevados. El principal requisito es no estar en una lista de morosos y esto no es requisito indispensable ni mucho menos en todos los créditos.

Los principales requisitos que tienes que tener son:

- Ser mayor de edad, suele ser suficiente con esto aunque algunas empresas de créditos rápidos piden que seas mayor de 21 años.

- Vivir en España.

- Tener ingresos estables, puede ser la nómina, pensión o un justificante de ingresos regulares. De esta manera la empresa tiene la seguridad de que puedes hacer frente a las cuotas.

- Ser titular de una cuenta corriente, ésta es la cuenta que asociarás al préstamo y en la que recibirás el dinero que solicites y desde la que irás pagando las cuotas mensuales.

Compara para elegir el mejor préstamo rápido

Una vez tengas claros esos 4 puntos lo último que te queda es solicitar el préstamo personal que mejor cubra tus necesidades.

Para esto te recomiendo que utilices el comparador de ProAhorro.com que te indicará con tan solo unos clics de ratón que crédito rápido cumplirá tus objetivos.

ProAhorro.com  te aporta toda la información que necesitas para elegir el crédito rápido que mejor se adapta a tu bolsillo. Puedes elegir la finalidad, la cantidad que quieres solicitar y el plazo de tiempo en que quieres devolver el dinero.

En pocos segundos verás un listado de los préstamos rápidos que cumplen tus condiciones y además recibirás en tu correo electrónico la misma información para que puedas consultarla siempre que quieras.

Además puedes contratar el crédito desde la misma web o desde el correo pulsando sobre el botón “Solicitar”.

Solicita un crédito rápido sin endeudarte de más

Recuerda que un préstamo rápido debes utilizarlo adecuadamente. Es una herramienta muy buena para solventar problemas financieros puntuales pero, como toda herramienta, peligrosa si la utilizas mal. 

En este caso si pagas créditos rápidos con otros créditos rápidos ya que la deuda no parará de crecer y crecer.

Ten muy claro para que quieres el crédito rápido y piensa bien los puntos clave anteriores:

- El tipo de crédito.

- El coste y los gastos que acarrea.

- Los requisitos que tienes que cumplir.

- Compara y elige el que mejor cumpla tus condiciones

De esta manera al solicitar un préstamo rápido no te endeudarás en exceso y tu situación económica no se verá perjudicada en el futuro.