Acaba de debutar en España Apple Pay y su popular sistema de pagos por móvil. Llevábamos tiempo contando los días para tal desembarco desde que conocimos de su existencia allá por 2014 y, por fin, lo tenemos entre nosotros. Desde luego la fecha no podría ser más propicia, pues estamos a la puertas –por no decir que ya andamos dentro– de una de las fechas más consumistas del año donde los pagos por móvil brillarán en todas y cada una de nuestras transacciones. 

Sí, porque la Navidad es entrañable y consumista a partes iguales. De modo que Apple Pay llega a nuestras vidas de la mano de una única entidad bancaria, el Banco Santander y con American Express.

Tampoco es como para lanzar las campanas al vuelo, porque, como decíamos, la tecnológica no ha logrado suscribir un gran acuerdo con el resto de financieras. Aunque no se descarta que lo vaya haciendo progresivamente, dado que a Apple Pay no se le dice fácilmente que no, pues tienta bastante.

Mientras tanto, el pacto actual le permitirá colarse en las vidas de casi tres millones de clientes digitales –que son los que cuenta el Grupo Santander–, de los que 1,3 millones suelen acceder a través del móvil a sus cuentas. Además, de éstos casi un tercio usa iPhone. Una circunstancia que ha valorado, y mucho, Apple de cara a suscribir su alianza con el Santander.

De esta manera, España se convierte en el decimotercero país del mundo donde se instala el sistema de pagos móviles de Apple. De este modo, ya se encuentra implantado en países tan dispares como Australia, China, Nueva Zelanda, Rusia o el Reino Unido. 

Una de las máximas responsables de la compañía de la manzana, Jennifer Bailey, ha viajado a Madrid para el lanzamiento: ‘Los clientes llevaban tiempo pidiendo usar esta tecnología que ya tienen sus iPhones. En España hay más de 800.000 terminales compatibles y Santander tiene un gran fuerza’.

Ahora es cuando empieza el auténtico pulso entre esta compañía y la competencia –integrada principalmente por Samsung Pay o Bizum– por hacerse con el mercado español.

La seguridad ante todo

Tal vez uno de los mayores baluartes de los pagos por móvil diseñados por Apple sea la seguridad. En este sentido, los responsables de la firma se han preocupado por ofrecer un producto que difiere de la competencia: ‘Los datos de la tarjeta no los guardamos nosotros, tampoco el terminal de pago y tampoco el aparato con el que se paga. Todo está encriptado y se almacena en un chip creado por Apple para esta función’.

Y eso, por cierto, no lo pueden decir todos los pagos por móvil: ‘Se puede bloquear de manera remota. Se puede borrar todo el contenido del iPhone. O puedes desligar la tarjeta si quieres o si cambiar de iPhone’.

¿Quiénes podrán usarlo? 

Pues como explicábamos  los clientes del Banco Santander que dispongan de tarjetas de crédito o débito  de la entidad (MasterCard) y los de American Express, independientemente de que posean o no cuenta en este banco, serán los primeros en catar el servicio de pago por móvil de Apple Pay.

También pueden empezar a usar este sistema los clientes de las tarjetas Edenred y los de las tarjetas de los Servicios Financieros Carrefour

¿Cómo funciona Apple Pay con una Tarjeta de Crédito?

Primeramente es preciso introducir los datos de la tarjeta en el billetero electrónico. Un trámite que se puede cumplimentar escaneando la tarjeta o introduciendo los datos necesarios a mano; es decir, el nombre y apellidos, número, caducidad y código de seguridad. Posteriormente el sistema envía un mensaje con un código para validarlo.

Una vez hecho, ya te puedes ir de compras.

Dicho método de pago emplea la conocida como tecnología NFC que permite que los dispositivos detecten, con una simple aproximación al terminal de pago, que se va a realizar una transacción. Así, solicitan al usuario autorización desde la pantalla de bloqueo. En este sentido, la identificación de la huella o incluso el doble clic en el reloj inteligente de Apple sirven para confirmar la compra.

Pero ¿dónde guarda los datos de las tarjetas? El teléfono convierte los datos de la tarjeta en un número diferente y encriptado que se guarda en un lugar independiente y aislado del hardware. Además, se genera un código distinto para cada transacción y, por supuesto, Apple desconoce el importe, el producto que se ha comprado o la tienda. Por lo tanto, se preserva al máximo la privacidad del usuario.

Uno de los aspectos más novedosos de Apple Pay es que también permite el pago dentro de aplicaciones móviles específicas (con iPhone y iPad) y en sitios web a través de Safari, el navegador de la compañía (con ordenadores Mac y iPhone).

Comercios donde se puede pagar con Apple Pay

Llegados a este punto, seguro que te interesa conocer dónde puedes empezar a pagar con Apple Pay. Pues ve apuntando porque tu compras navideñas pueden pagarse en un tiempo récord en los siguientes establecimientos: Bershka, C&A, Carrefour, Cepsa, Cortefiel, Fifty Factory, Ginos, Lidl, Massimo Dutti, Media Markt, Oyshu, Pedro del Hierro, Pull&Bear, Repsol, Starbucks, Springfield, Sephora, Stradivarius, TGI Fridays, The Wok, Uterque, Vips, VipSmart, Women’s Secret, Zara y Zara Home. También se espera la incorporación inminente de otras cadenas comerciales como FNAC o BP.

Desde nuestro comparador de préstamos online y cuentas bancarias permaneceremos atentos a la evolución de este método de pago por móvil. Lo cierto es que Apple Pay debuta en plena campaña navideña y seguro que tanto el banco Santander como la tecnológica no pierden detalle de la acogida que se le dispensa a Apple Pay.