El alquiler se ha impuesto como la nueva forma de vida en la sociedad española. Lejos quedan aquellos tiempos donde hipotecarse estaba a la orden del día y todos veían ventajas a esta posibilidad. Sin embargo, el cierre del grifo hipotecario, el endurecimiento de las condiciones y un empleo que se atisba incierto, ha abocado al alquiler a muchos jóvenes y personas en búsqueda de su primera vivienda.

De esta manera, seguimos a pies juntillas las recomendaciones del Instituto de Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada. Según un reciente análisis emitido por este organismo, ‘encadenarse a una compra mediante una hipoteca de veinte años o más no es viable’.

Además, sigue el análisis, ‘ya no hay empleo fijo en un lugar fijo para toda la vida’. Todo ello hace que los jóvenes –y no tan jóvenes– se vean incapaces de asumir ‘el compromiso de una vivienda’.Lo cierto es que sus empleos no son fijos, y su futuro laboral no se prevé nada claro. Por lo tanto, estamos ante el caldo de cultivo perfecto para que proliferen los contratos de arrendamiento en perjuicio de los hipotecarios que están en horas bajas.

De esta manera, dicha opción va cogiendo fuerza. De hecho, según refleja la Encuesta Continuada de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al 2016, el número de viviendas en alquiler pasó del 16,6 % en 2014 al 17,5 en 2015. Así, éstas repuntan en la sociedad española.

Lo cierto es que ante lo incierto de su futuro laboral y las escasas posibilidades de compra, muchos se animan al alquiler. En este sentido, existen ayudas estatales y autonómicas que nos pueden echar una manita con este tema. Vamos a analizar estas opciones.

¿Qué ayudas hay al alquiler de viviendas?

Si queremos alquilar, estamos de enhorabuena porque el ejecutivo ha decidido prorrogar el Plan de Vivienda 2013-2016. Concretamente podemos solicitarlas hasta el 31 de diciembre de 2017, aunque para 2018 no se descarta que se apruebe otro plan de naturaleza semejante. Estamos hablando de unas ayudas que están encaminadas a ayudar a los sectores de la población con recursos económicos escasos.

Hemos de tener presente que podemos obtener una ayuda de hasta el 40 % de la renta anual que debamos abonar por la vivienda en concepto de inquilino. Sin embargo, hay un límite de 2.400€ anuales.

Condiciones para pedir las ayudas al alquiler

Básicamente son cuatro requisitos que explicaremos a continuación.

  • En primer lugar, debemos figurar como titulares del contrato de arrendamiento (o estar a punto de serlo).
  • La vivienda en cuestión se convertirá en nuestra residencia habitual y permanente. No un destino vacacional.
  • Además, nuestros ingresos deben ser inferiores al límite máximo permitido. Una circunstancia que vendrá determinada por el número de personas que integran el hogar familiar.
  • En cuanto a la renta mensual, ésta no debe superar los 600 euros mensuales. De lo contrario, no podremos solicitarlas.

Ayudas autonómicas

Paralelamente a este plan de ayudas del gobierno central, podemos hablar de una alternativa de ayudas impulsadas por las diferentes CC.AA. Para estar al cabo de ellas y puntualmente informados, debemos acudir a las consejerías de vivienda de la Comunidad Autónoma en cuestión. Allí se nos podrá informar, aunque también las páginas web de estas consejerías suelen ser canales habituales de información y se publican las novedades al respecto.

La generación del milenio y la vivienda

Nos enfrentamos a una situación donde el 80 % de los milenials considera que jamás en su vida podrá comprar una vivienda y vislumbra un futuro atado a los alquileres, según se destaca en un informe de CBRE, una asesoría inmobiliaria internacional.

Muchos culpan de esta situación a su precaria situación laboral. De hecho, únicamente el 34 % dispone de un trabajo a tiempo completo. Lo cierto es que este dato nos sitúa muy lejos de lo que sucede en el resto del mundo donde hasta el 61 % de los jóvenes de entre 17 y 37 años trabaja durante toda la jornada.

Si seguimos ahondando en estos datos, comprobamos que el 61 % de los milenials todavía vive con sus padres e incluso afirma que, si optara por la independencia, su calidad de vida disminuiría ostensiblemente.

Aún así, un 60 % baraja tal posibilidad en los próximos tres años. En tal caso, un 68 % se decantaría por el alquiler de una vivienda, pero solo un 16 % contemplaría la posibilidad de compra. Por lo tanto, los tiempos en los que las hipotecas reinaban y solo un marginal porcentaje optaba por el arrendamiento han pasado a mejor vida.

También es cierto que los jóvenes gozan de ayudas concretas para el alquiler de su vivienda. Como ejemplo de éstas podemos citar las que brinda la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) del Ayuntamiento de Madrid. Este organismo tiene disponibles viviendas protegidas de alquiler en los distritos madrileños de Tetuán, Villa de Vallecas o Centro. 

Por supuesto, hay más organismos autonómicos que trabajan en esta línea. Así que os animamos a consultarlos.

Un préstamo online como ayuda para tu alquiler 

En nuestro comparador de préstamos online os queremos recordar el interesante filón de crédito que tenéis en nuestra web. De este modo, en ella podréis comparar las ventajas que os ofrece cada financiera y ver cuál se adapta mejor a vuestras necesidades.

Por lo tanto, en caso de que necesitéis una pequeña ayuda económica para atender el pago de la mensualidad de vuestra vivienda en alquiler, no dudéis consultar nuestros créditos online. Estamos seguros de que os podrán ayudar a salir airosos de una necesidad puntual de dinero.