El Sabadell pone los pies en polvorosa y posa sus ojos en Alicante, donde a partir de ahora tendrá su sede social. La entidad financiera considera que con esta jugada se salvaguardan los intereses de clientes, accionistas y trabajadores, aunque los servicios centrales del banco continuarán en Barcelona. 

Tras los últimos sucesos en Cataluña y ante la más que cacareada intención de proclamar la independencia del territorio en breve, el patio financiero se encuentra extremadamente revuelto y muchas empresas abogan por un traslado. En nuestro comparador de préstamos vamos analizar la situación.

Ya pasó en Montreal

Asistimos a una historia que ya sucedió en los años 60 en Montreal, la mayor ciudad de la región de Quebec, cuyos ciudadanos se podían jactar por entonces de vivir en la capital económica y financiera de Canadá. No obstante, al desatarse un proceso separatista, muchas de ellas decidieron abandonar la región y asentarse en otras provincias canadienses como Ontario y Toronto donde siguen desde entonces a pesar de que Quebec sigue siendo canadiense.

No en vano, en Quebec se han celebrado ya dos referendums (la primera vez en 1980, y la segunda en 1995) con el propósito de desvincularse de Canadá, pero ambos se saldaron con la victoria del ‘no a la independencia’.

Lo cierto es que la región canadiense es el espejo en el que se mira Cataluña, pero ésta parece olvidar que, a pesar del empeño de los mandatarios de Quebec que todavía sueñan con una tercera tentativa, dicha deriva independentista tan solo ha servido para perder músculo empresarial.

Nos vamos a Alicante

Los responsables del banco se han decantado por esta ciudad porque la Comunidad Valenciana es la segunda región en la que cuenta con mayor presencia. En concreto, mientras que en Cataluña dispone de 638 sucursales, en la Comunidad Valenciana suma 381 y en Madrid encontramos 201. Hay que recordar que tras la adquisición de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), oriunda de Alicante, el Sabadell se convirtió en una entidad con un fuerte volumen de clientes en la provincia y esta circunstancia ha pesado en la decisión del Consejo de Administración. Además, en su sede de la avenida de Oscar Esplá, en Alicante, también concentra el back-up informático

En suma, el traslado de sede se traduce en tranquilidad para todos aquellos que han confiado sus ahorros al Sabadell dado que, de esta manera, sus fichas bancarias seguirán estando en un país miembro de la UE y se garantiza la seguridad jurídica que proporciona el marco regulatorio del Banco Central Europeo (BCE).

Por supuesto, que el Sabadell se haya sumado de buen grado a la vida financiera alicantina supondrá un revulsivo para la ciudad. Así, muchos empresarios y políticos ya se han pronunciado al respecto. Entre ellos el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, del PP, quien considera que el traslado de la sede social del Banco Sabadell a Alicante redundará en ‘nuevas oportunidades de trabajo y negocio’ en la provincia.

¿Supone el cambio de domicilio social un perjuicio económico para Cataluña?

 El principal y más jugoso impuesto es el de Sociedades que al ser de carácter estatal seguirá percibiendo el Estado, aunque seguramente Cataluña soñaba con embolsárselo en cuanto se erigiera en República. 

Respecto al resto de tasas, tanto la Comunidad Valenciana como la ciudad de Alicante se beneficiarán de los impuestos autonómicos y locales. No obstante, y como mencionábamos anteriormente, la sede administrativa de la entidad seguirá ubicada en Cataluña y, por lo tanto, el cambio de sede no implicará nuevas contrataciones ni aumento de plantilla en la ciudad alicantina. Al menos por el momento.

Sin embargo, la lectura que hacen mandatarios independentistas como Oriol Junqueras continúa siendo muy positiva. En concreto, este último ha afirmado que la decisión tomada por el Sabadell no es tan alarmante dado que la mudanza la hace ‘a los Países Catalanes y no a Madrid’, aludiendo a la famosa y más que hipotética Cataluña Sur constituida por la Comunidad Valenciana. 

A juicio de Junqueras, ‘la decisión de los bancos es temporal. Estamos en el siglo XXI donde la gente opera con bancos alrededor de todo el mundo’. 

CaixaBank baraja emular al Sabadell 

Otra que tiene entre ceja y ceja cambiar de comunidad es CaixaBank cuyo propósito, al parecer, es poner rumbo a Palma de Mallorca. 

Sin embargo no hay una decisión en firme de la entidad que, al parecer, todavía aguarda a lo que decida el Parlamento catalán acerca de si, finalmente, opta por declarar la independencia y constitución de un nuevo Estado de manera unilateral.

Pero no es la única...

Éste puede que sea solo el principio de un éxodo de empresas catalanas que decidan afincarse en el resto de España tras la secesión de la región. Freixenet, Catalana Occidente, Volskwagen, Bayern o Lidl ya han avisado de que abandonarán Cataluña en el caso de que ésta decida desgajarse de España.

Otras que no han esperado a que la Generalitat dé el paso son la biofarmacéutica Oryzon y Naturhouse. La cadena de nutrición y estética ya anunció en agosto que se mudaba a Madrid. La compañía alegó ‘razones estratégicas y de sentido común’ para justificar la marcha. En palabras de su fundador, Félix Revuelta la empresa factura la mayor parte de su volumen de trabajo fuera de España. Este exitoso empresario acusa al Gobierno catalán de no pensar en los ciudadanos y no velar por la economía a largo plazo.

El Gobierno central, además, ha decidido ponérselo fácil a las empresas que decidan levantar el campamento y afincarse en otra comunidad. Así, ha aprobado una ley encaminada a liberar a las entidades de la necesidad de convocar a las juntas de accionistas para cambios de domicilio social. Para ello bastará una decisión del consejo de administración. Por tanto, en tan solo unas horas se podrá finiquitar este engorroso trámite que suele demorarse semanas.