Qué difícil es comprar una vivienda ¿verdad? Hace unos años, en plena burbuja inmobiliaria, las casas estaban a precios prohibitivos y ahora que han bajando (aunque no por igual en todas las zonas) los bancos no dan hipotecas. Entonces ¿cómo ahorrar para una casa?

Es realmente complicado en el mundo actual tener una vivienda en propiedad. Hay muchos gastos y los ingresos no pueden cubrirlo todo. Sin embargo, como pasa con todo, tiene solución.

En el artículo de hoy quiero ver una serie de consejos que, creo, te vendrán bien si quieres comprar una casa o piensas hacerlo en los próximos meses o años.

No son los típicos consejos sobre qué cantidad pedir de hipoteca, cómo negociar, qué cantidad de dinero tienes que tener ahorrado, etc. Sobre esto ya hay mucha información y muy buena por cierto.

En este artículo quiero asomarme a este problema y dar una serie de consejos diferentes. Al menos esa es mi intención ya me dirás si lo he conseguido o no en los comentarios.

Cómo Ahorrar Dinero para Comprar una Casa

Aquí vamos a ver un plan de acción compuesto por una serie de pasos enfocados a comprar una vivienda sin arruinarse en el proceso.

Obtén más de ti mismo

Deja tu ego en la puerta. ¿Hecho? Bien. Esto puede parecer un consejo algo arrogante pero es la verdad. Si de verdad quieres comprar una vivienda tendrás que hacer cosas que puede que ni siquiera, ahora mismo, consideres hacer.

Hacer sacrificios importantes como dejar de comprar ese gadget que tanto “necesitas” o tal vez estar un par de años sin salir de vacaciones más allá que de visita a unos familiares. Sin olvidar que las cervezas con los amigos durante un tiempo serán cosa del pasado. O remangarte y empezar a poner tus finanzas en orden. Ver en qué gastas más y donde puedes recortar hasta el último céntimo.

Tienes que abandonar tus ideas preconcebidas en la puerta y  no te límites a decir “No, no, eso no funciona para mí” a menos que lo hayas intentado en serio.

Encuentra el alojamiento más barato que puedas soportar

Conseguir ahorrar para comprar una vivienda implica vivir durante ese periodo de tiempo en un lugar barato. Un sitio donde estés cómodo, tenga unos mínimos de habitabilidad pero en ningún caso lujos. ¿Estás ahorrando para comprar una vivienda recuerdas?

Tal vez tu primera reacción cuando la casa donde vas a vivir durante unos meses o años sea de “Aquí no vivo ni muerto” pero, como decía antes, tendrás que hacer sacrificios y tener una mente abierta.

Si vives en un sitio más caro, tardarás más en ahorrar el dinero que necesitas y disfrutarás durante menos tiempo de tu casa.

Aprende y práctica el ahorro en todas las dimensiones de tu vida

Puedes pensar que es una tontería pasar el tiempo haciendo algo que solo te va a hacer ahorrar un o un par de euros pero si lo haces en todo verás como, poco a poco, el dinero se va a acumulando y cada vez ahorras más.

Intenta usar siempre el transporte público en vez del coche. No dejes los aparatos eléctricos encendidos en standby. Cambia las bombillas a unas de bajo consumo. Encuentra formas de ocio y diversión gratuitas. No pares a tomar café yendo al trabajo, mejor en casa. No compres libros, usa tu biblioteca.

Construye un fondo de emergencia

Ya está aquí el fondo de emergencia, un clásico. Y es que un fondo de emergencia puede ayudarte mucho a lograr comprar la casa que quieres.

Dedicar una parte de tus ahorros a crear un fondo de emergencia, aunque sea de un par de meses, y depositarlo en una cuenta de ahorros, hará que si algo malo sucede no tengas que tirar de tarjeta de crédito o tener que pedir un crédito. Y esto si hará que pierdas mucho terreno, puede que de una forma definitiva.

Una vez que tengas tu fondo de emergencia de 2-3 meses de gastos, déjalo en la cuenta de ahorros o en el depósito a plazo fijo y mira como se van acumulando los intereses.

Construye este fondo de emergencia antes de hacer cualquier otra cosa y si necesita hacer uso de él, asegúrate de volver a dejarlo como está antes de continuar.

Paga antes todas tus deudas

Pagar la vivienda va a ser un monstruo enorme por lo que necesitas deshacerte de todas tus deudas anteriores para que puedas centrarte en esta gran deuda que se avecina.

En la actualidad los bancos han subido bastante los requisitos para conceder una hipoteca así que si vas con deudas es complicado que te la den. Pero tal vez el empleado de banca te diga que porque no metes la deuda dentro de la hipoteca.

Puede parecer una buena idea pero solo conseguirás tener más deuda a largo plazo y pagar una mayor cantidad de intereses. No corras, si haces las cosas bien lograrás tu objetivo sin necesidad de endeudarte de más.

Enfócate en tu objetivo

Sin deudas, con un estilo de vida barato y un fondo de emergencia creado llega la hora de centrarte en ahorrar para comprar tu vivienda.

Busca la casa donde quieras vivir, mira cuanto cuesta y decide cuando quieres comprarla. Ahora solo tienes que dividir lo que cuesta la casa entre los meses y ahorrar cada mes, sin excepción, el resultado.

Acumula el dinero y déjalo en una cuenta de ahorros o en un depósito a plazo fijo para que los intereses acorte el tiempo de espera y te sirvan de ayuda.

Mántente motivado

Este consejo tal vez sea el más importante. Ahorrar para comprar una casa requiere tiempo y sacrificio así que cualquier ayuda es poca. Sobre todo psicológica.

Pon la foto de la casa que te quieres comprar en lugares visibles, que te sirvan de recordatorio y de motivación. También puedes usar una barra de progreso que irás tachando o coloreando según vayas acercándote da tu objetivo. O cualquier otra cosa que se te pueda ocurrir.

Siguiendo estos pasos podrás lograr comprar la casa que quieres. No es  fácil claro pero con paciencia, constancia y una buena hoja de ruta es posible.