A lo largo de nuestras vidas nos encontramos ante situaciones en las que debemos adquirir nuevas habilidades y conocimientos lo más rápidamente posible.

En el momento en que estaba montando ProAhorro, tuve que aprender algunos conceptos que no conocía de forma rápida, por ejemplo qué es y cómo montar una newsletter o aprender sobre WordPress, y hacerlo de una forma breve ya que mi tiempo (como el de todos) es limitado.

Por lo que es bueno tener un método para adquirir los conceptos básicos en poco tiempo y poder ponerlos en práctica en caso necesario. Vamos a ver cómo aprenderse algo rápido mediante una serie de consejos. Estas nuevas habilidades o conocimientos pueden abrirte las puertas a nuevas fuentes de ingresos.

Técnicas de Aprendizaje Express 

Te presento una serie de estrategias que he encontrado útiles para aprender temas de forma rápida y fácilmente. En varias ocasiones he usado estás técnicas para ampliar mi conocimiento en temas como economía, inversión, bloggear, etc. Cualquier persona puede hacerlo simplemente es cuestión de practicar.

  • Bombardeate a ti mismo con la información:  No trate de digerir poco a poco el material que estás tratando de aprender. Únicamente, sumérgete en él. Lee tan rápidamente como puedas la mayor cantidad de material posible. En el caso de un libro, lee bloques de 25 páginas, vete hacer otra cosa para que tu cerebro descanse y asimile la información y vuelve después de un rato. Si haces esto podrás leer un libro de unas 600 páginas en 2 semanas, sin saturarte demasiado. También puedes leer un blog especializado en lo que quieras aprender, en este caso te recomiendo que leas no más de 5 artículos aproximadamente a la vez.
  • Identifica los conceptos clave:  Todas las materias tienen 4 o 5 puntos clave, localízalos y aprendetelos. Trata de tener una visión completa de la temática a través de esos puntos clave. No te pierdas en los detalles. Ten una visión amplia para que puedas entender los fundamentos de la materia.
  • Memoriza únicamente lo imprescindible: No te preocupes por los detalles que se pueden consultar como hechos o cifras. Sin embargo la mayoría de las temáticas tienen datos y claves específicos que tienes que saber. Memorízalos. Una forma de hacerlo es repetir lo que quieres decir unas 7-8 veces en voz alta, esperar un rato e intentar volver a recordarlo. Si no lo recuerdas, vuelve a repetir el proceso. Por propia experiencia esto no lleva más de 1 o 2 veces.
  • Examina tus conocimientos adquiridos: Encuentra algún tipo de examen práctico o teórico y hazlo. También puedes realizar un pequeña puesta en práctica de lo aprendido. Posiblemente los resultados no sean buenos, pero a partir de ellos sabrás que conocimientos tienes ya retenidos y sobre cuáles tienes que trabajar más. Corrige tus puntos débiles tan pronto como puedas.
  • Lee otras fuentes de información: No te quedes solo en una fuente de información, ya sea un libro, una revista o un blog. Lee otras fuentes para complementar lo que dice una con la otra y reforzar los conocimientos más débiles que descubriste en el punto anterior.
  • Obtén información del mundo real: En este caso lo mejor y más rápido es buscar foros sobre la temática que estas intentando aprender y participar en ellos haciendo preguntas, viendo si puedes responder a otras, etc. También si conoces a alguien en tu entorno habla con él sobre la temática para ver si puedes seguir una conversación sobre el asunto.

Este método es muy eficaz cuando necesitas aprender algo de forma muy rápida. No funciona en caso de que tengas que aprender una temática a fondo o que vayas a usar con mucha frecuencia pero sí para aquellos conocimientos secundarios, de ayuda, para ampliar tus conocimientos o iniciarte en algo.

Comparte con todos a través de los comentarios que te han parecido estas formas de ampliar los conocimientos y si se te ocurren algunas más.