Cada vez más el uso de las tarjetas en el cajero automático nos exige más y más cautelas. Así, debemos permanecer ojo avizor pues algunas de estas máquinas son manipuladas con el objeto de espiarnos y obtener nuestros datos bancarios. 

Estamos ante una práctica conocida como skimming que pretende duplicar las tarjetas cuando éstas se introducen en el skimmer, de ahí el nombre. 

Pero tranquilo, en nuestro comparador de préstamos online hemos decidido explicarte al dedillo cómo funciona el engaño y ponerte al tanto de los principales ‘rasgos’ que presentan estos cajeros automáticos manipulados para que puedas identificar el peligro de forma inmediata y ponerte a salvo de los estafadores. Por desgracia, hay más estafas en el elenco que también trataremos de desgranar, pues la imaginación de los delincuentes es bastante fértil. ¿Vamos a ello?

Te explicamos cómo distinguir un cajero manipulado

Desde luego la Semana Santa con sus correspondientes vacaciones es un período donde la tarjeta echa humo y no hacemos más que frecuentar el cajero automático para obtener efectivo, de modo que estamos en temporada alta de estafas en el cajero.

Ésta es la situación: llegas al cajero de tu entidad bancaria, introduces la tarjeta por la ranura y posteriormente tu código pin, ¿verdad? Así, retiras tu dinero sin mayor problema y te vas sin sospechar que ya tienes el lío montado.

Lo cierto es que seguramente no habrás reparado en ciertos detalles que deberían hacer saltar las alarmas a más de uno. En concreto, los estafadores recurren a argucias como simular un hueco para las tarjetas de crédito y débito cuya misión es registrar toda la información. Además, instalan pequeñas cámaras enfocadas hacia el teclado con el objeto de grabar nuestros código PIN mientras los introducimos. 

Bueno, ¿y qué puedes hacer para saber si hay gato encerrado? Pues simplemente has de tirar un poco del skimmer para ver si es real y, por si las moscas, tápate con la otra mano mientras introduces los dígitos del código secreto. Así, con estos sencillos trucos puedes librarte de un grandísimo quebradero de cabeza.

Desconfía si ves que el dinero se queda atrapado

Otra práctica habitual de los amigos de lo ajeno –porque, desafortunadamente, el muestrario es amplio– es hacer creer al cliente que el dinero ha quedado retenido en el cajero por alguna avería. Y sí, efectivamente así ha sido, pero es una treta del estafador que a través de un dispositivo colocado en el ATM consigue atrapar físicamente el dinero en efectivo que el cliente trata de retirar. Por supuesto, esta estratagema requiere que el estafador se encuentre en un lugar próximo al cajero y que aguarde a que el cliente se vaya creyendo que la transacción ha quedado anulada a causa de algún error, para acudir raudo a retirar el dinero. Y, cómo no, semejante ardid tiene un nombre y ya ha sido bautizado como lazo libanés.

Pero vamos a lo que interesa: ¿qué hacer si nuestro dinero se queda atrapado? Por desgracia, a posteriori poco se puede hacer al respecto salvo asegurarnos antes de abandonar el cajero que tal operación no se ha producido consultando los movimientos s de nuestra cuenta. De lo contrario, más vale que avisemos rápidamente al personal del banco, además de informar a la Guardia Civil a través del número de Atención Ciudadana 062.

Eso sí, para la próxima ocasión más vale que nos esmeremos un poco. Así, la Guardia Civil recomienda examinar previamente el cajero automático. En concreto, que la zona de expedición de dinero no se encuentre bloqueada o que presente signos de haber sido manipulada.. 

¿Cómo sacar el dinero del cajero de forma segura?

Si queremos sacar dinero y salir ‘ilesos’ de la operación, más vale que empecemos a aplicar ciertas cautelas. Por lo tanto, toma nota de las recomendaciones de seguridad que te hacemos desde nuestro comparador de préstamos online. Estamos seguros de que  todas ellas, pues te resultarán muy útiles.

  • Procura escoger aquellos cajeros que estén más concurridos. Y, si es posible, decántate por aquellos que cuenten con cámaras de seguridad. Trata, también, que el cajero se encuentre iluminado.
  • Por supuesto, y esto es de primaria, que no conste en papel o soporte alguno tu código secreto o PIN. Seguro que no te cuesta nada aprendértelo de memoria.  
  • Si nuestra tarjeta se queda en el interior del cajero automático, avisa a la entidad bancaria.
  • No peques de perezoso y, de vez en cuando, realiza comprobaciones para saber si se ha producido alguna transacción sospechosa.
  • Más vale que llevemos siempre la tarjeta preparada para no perder tiempo con una búsqueda que alguien puede aprovechar para robar.
  • Si detectamos a alguien que nos hace recelar en las inmediaciones, más vale que anulemos la operación y optemos por otro cajero que nos inspire más seguridad.

Préstamos online para cuando lo necesites

Una vez más, aprovechamos la ocasión para recordarte que cuando no dispongas de mucho efectivo y necesites con urgencia saldar una deuda o atender cualquier gasto sobrevenido, en nuestro comparador de préstamos online dispones de una gran gama de financieras.

De esta manera, podrás comparar las diferentes ofertas y condiciones y solicitar aquel préstamo que más se amolde a tus circunstancias y que más ventajoso te resulte. Por supuesto, en nada tiempo podrás contar con esa liquidez en tu cuenta.

Y ya sabes, aplícate el cuento y aprende a sortear los peligros que amenazan a los cajeros automáticos.