La última semana de cada mes se convierte para muchas familias en un auténtico quebradero de cabeza dado que comienzan a llegar las facturas y en ocasiones, afrontarlas es imposible debido a la falta de liquidez presupuestaria.

Antes de que nos entre el pánico 

Los expertos recomiendan llevar un control de ingresos y gastos y sobre todo controlar todos los movimientos mensuales, controlar la capacidad de ahorro y prever posibles gastos. No obstante, por circunstancias concretas y aún llevando esta correcta planificación, resulta imposible pagar estas deudas, por lo que nos obliga a recurrir a la solicitud de créditos urgentes. Éstos se han convertido en los últimos años en una de las opciones más solicitadas para miles de personas que ven la amenaza de entrar en los registros de morosos ante retrasos o impagos de facturas.

Los estudios muestran cómo los pagos más recurrentes son los pertenecientes al teléfono, la luz, el agua y el gas los cuales tienen un plazo de 15 días para su pago más una prórroga voluntaria pero que si no se cumplen, se procede al corte del suministro de forma inmediata.

Se estima que durante los años de crisis 

Estos cortes han afectado a casi el 25% de la población, una cifra muy elevada consecuencia directa de la falta de financiación de los bancos, la inflación y la escasez de ofertas laborales.

Por ello, actuar de forma anticipada es necesario si queremos tener todos nuestros pagos al corriente en la que los créditos rápidos juegan un papel fundamental gracias a su facilidad en el proceso de obtención y su rapidez de concesión en un proceso no superior a las 48 horas que nos facilita un pago inmediato sin necesidad de largas esperas que pueden acabar en la inclusión de las temidas listas de morosos.

Recuerda que en ProAhorro contamos con uno de los comparadores de mejor tecnología del momento en el que podrás encontrar las mejores condiciones de tus productos financieros.