Hacer la compra para una familia supone una media de unos 198 euros cada mes, una cifra muy elevada en algunos casos en los que los ingresos recibidos nos llegan a los 1.000 euros. Por este motivo, es frecuente ver cómo se recurre a los préstamos rápidos para poder afrontar este gasto mensual tan necesario. Y es que con este tipo de productos financieros, cualquier familia puede obtener este importe o superior en apenas unos minutos, sin desplazamientos ni procesos burocráticos y poder así hacer la compra y devolverlo en el plazo aproximado de un mes.

Ahora bien, ¿cómo podemos ahorrar en nuestra cesta de la compra? Toma nota de todos estos consejos:

  • Lleva siempre una lista de la compra para evitar que compres productos que no necesitas o que ya tienes en casa y respeta todo lo que pone para no gastar ni un euro de más.
  • Aprovecha el precio de las marcas blancas.
  • Compara los mismos productos en diferentes establecimientos para conseguir el mejor precio.
  • Aprovecha las ofertas. Cuando sean de carne, congélala.
  • Los productos frescos suelen tener mejor precio que si los compramos ya envasados.
  • Evita comprar productos en grandes proporciones si no se va a consumir.
  • Es mejor acudir siempre solo ya que si no podemos caer en la tentación de echar en el carro algo que no estaba en la lista por petición de los más pequeños sobre todo. Además así podemos comparar precios tranquilamente y limitarse a comprar exclusivamente lo anotado en la lista.
  • Acude siempre después de comer o cuando no se tenga hambre puesto que es uno de los factores más influyentes por el cerebro para comprar más de lo necesario.
  • Procura siempre andar deprisa hacia el área que necesitas sin distracciones por el camino ya que los supermercados están distribuidos estratégicamente para que lo recorramos todo y así se consuma más.
  • Cuando estés con un producto en la mano y que además está de oferta, medita muy bien si realmente es necesario ya que a veces estas promociones están camufladas y no proporcionan tanto ahorro.
  • Revisa siempre todos los productos, sobre todo con los que están en estanterías inferiores que pueden que sean más baratos ya que se suelen colocar a la altura de la mirada los más caros.
  • No caigas en la tentación de adquirir los típicos productos localizados en las cajas registradoras porque suelen ser caprichos como chocolates, chicles
  • Compara el precio por unidad o por kilo y así podremos saber cuál es más barato entre diferentes envases, cantidades y marcas. 
  • Canjea cualquier cupón o tarjeta descuento que suelen encontrarse en tickets, periódicos o folletos.
  • Aunque no nos encontremos ante una familia numerosa, hay determinados productos que se pueden comprar al por mayor como por ejemplo el papel higiénico, pañales o conservas. Eso sí, siempre productos que consideramos necesarios, no perecederos y que se van a terminar consumiendo. 

Sin embargo, todo el ahorro que podemos conseguir no reside sólo a la hora de hacer la compra sino también cuando organizamos las comidas que se van a hacer en casa por eso los expertos recomiendan:

  • Planificar menús utilizando siempre productos de temporada que son más frescos y más baratos que otros que están durante todo el año pero son importados y su precio se encarece.
  • Organizar semanalmente todos los menús que se van a consumir pueden suponer un ahorro de tiempo y dinero porque así se comprará sólo aquello que se necesita para elaborarlo evitando las compras compulsivas.
  • Aprovechar las sobras siempre lo han hecho nuestras abuelas, pero ¿y por qué nosotros no? Es fácil, podemos provechar el pan duro para hacer pan rallado, ula fruta madura para hacer un batido o zumo…
  • La mayoría de las recetas requieren la utilización de alguna hierba fresca, por lo que no dudes en cultivarlas y tenerlas siempre a mano porque además de darle un toque oloroso especial a tu cocina o jardín, tendrás siempre las hierbas frescas y por un importe mucho menor que las que vienen envasadas.
  • Las celebraciones también pueden realizarse en casa, es decir, no tenemos por qué irnos a cenar fuera de casa para celebrar un aniversario o un cumpleaños, basta con tener un poco de imaginación y tiempo para preparar un convite delicioso y más barato.

A la hora de cocinar, también podemos poner en práctica algunas recomendaciones que nos ayuden a ahorrar, como por ejemplo:

  • Haz grandes cantidades y congela lo que sobre como una lasaña o un cocido, ya que resulta más económico cocinar en mayores proporciones.
  • Hacerlo uno mismo, además de ser más gratificante y saludable, es más barato que si lo compramos hecho por lo que no dudes en preparar bizcochos, papillas, etc. Por supuesto, no debemos hacerlo con todos puesto que por ejemplo hacer una mayonesa nos lleva más tiempo y probablemente sea más económico comprarla ya hecha.
  • Consumir menos carne además de ayudar a nuestro organismo, lo hará también al bolsillo por lo que sustituye algunas porciones por verdura que es más nutritiva y económica.