Como cada día, en el blog de ProAhorro os proporcionamos consejos y recomendaciones para mejorar vuestra economía doméstica y como no podía ser menos, hoy abordamos todo lo necesario para hacer una buena compra de una vivienda de segunda mano.

Y es que se trata de una compra muy importante, es más, probablemente la que mayor inversión requiere en la vida de cualquier persona por eso es necesario seguir determinadas precauciones que garanticen que la vivienda cumple con lo necesario y el precio estipulado es el correcto acorde al mercado y a nuestras posibilidades económicas.

En primer lugar acudir al Registro de la Propiedad

Es indispensable acudir al Registro de la Propiedad para comprobar si el vendedor es el propietario del piso mediante una nota informativa. Si coincide, el siguiente paso será certificar si la casa está libre de cargas, es decir, que no tiene deudas pendientes, embargos, si está bajo el régimen de protección oficial… En el caso de que existiese alguna carga, debemos exigirle al propietario de la misma que la cancele antes de proceder a la venta definitiva, de otra forma no se debería comenzar con los trámites de adquisición de la misma.

Aunque pueda suponer un desembolso extra en un primer momento, podrá ser muy beneficioso en el futuro, por ello los expertos recomiendan visitar el edificio junto con un técnico de estructuras o arquitecto que verifique el estado del mismo y que los servicios municipales de la finca no están afectados por ningún plan urbanístico como por ejemplo una posible expropiación administrativa. Son muchos los casos, en los que algunos propietarios son advertidos por las administraciones públicas de dichas expropiaciones y deciden vender sus inmuebles sin notificar al posible comprador.

También es importante contar con los estatutos de la comunidad de propietarios para conocer las normas o limitaciones del inmueble si las tuviera como una posible reforma por ejemplo.

Si pasamos al tema económico, hay que tener claro también qué tipos de gastos nos corresponden como comprador y cuáles no. Como hemos dicho anteriormente, todas las deudas deben estar saldadas en el momento de la compra. Por otro lado, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI)  debe pagarlo la persona que sea propietario a 1 de enero, por lo que quien lo tenga en esa fecha, será quien debe hacerse cargo. Si por ejemplo, la transacción y firma fuera el 2 de enero o más tarde, la debe pagar el antiguo propietario. Es importante hacer esta comprobación porque de lo contrario, el nuevo propietario se vería obligado a pagar hasta cuatro años de recibos de IBI anteriores a la fecha, en la caso de estar impagados. No obstante, para evitar problemas también se debe solicitar al Ayuntamiento un certificado sobre si el inmueble está al corriente de pago del impuesto anual obligatorio.

Lo mismo sucede con la cuota de la Comunidad de Propietarios

Por lo que también se debe comprobar si el antiguo propietario está al corriente de pago ya que de caso contrario, en nuevo dueño deberá hacerse cargo de las deudas que hubiera anteriormente. Volvemos a reiterar la importancia de realizar este paso antes de firmar la adquisición de la vivienda de segunda mano porque es un punto donde suele haber muchos problemas entre nuevos y antiguos propietarios y donde la ley establece que si las deudas no están saldadas, se adjudican al nuevo propietario. Si existen este tipo de deudas en las cuotas de la comunidad de propietarios, el nuevo deberá responder ante las cantidades debidas vencidas tanto en el año de la venta como de los tres años anteriores. En este sentido, se suele llevar un certificado por parte del vendedor el día de la firma de la escritura o un poco antes como que no se tienen deudas con la comunidad. También es necesario, hablar con el Presidente de la Comunidad para saber el estado de las cuentas y sobre todo si existe alguna derrama acordada o alguna obra importante prevista en la finca para que el nuevo propietario sea el que valore y le convence abonar esas cantidades o no y seguir buscando otra vivienda para comprar.

Por último, los suministros básicos de agua, gas y electricidad también deben estar liquidados por el vendedor ya que las empresas suelen exigir el pago de posibles deudas anteriores cuando se procede al cambio de titularidad de los contadores por lo que el vendedor también deberá acreditar estar al corriente de pago.

Comprar una vivienda de segunda mano

Cuenta con múltiples ventajas en cuanto al precio comparado con una vivienda nueva, el hecho de contar con reformas ya realizadas, pero el principal inconvenientes es siempre el posible acarreamiento de deudas pertenecientes al anterior propietario, aspecto que tal y como hemos visto en este artículo se puede evitar. Por eso, no dudes en seguir paso a paso todas las indicaciones y poder hacer una transacción segura.

Y recuerda, si quieres permanecer atento a todas las novedades de ProAhorro, visita todas las semanas nuestro blog oficial y utiliza el comparador de última tecnología para poder acceder a los mejores productos financieros según tus necesidades económicas. Esta herramienta compara préstamos rápidos, cuentas bancarias, préstamos personales y tarjetas de débito para que su contratación sea la más satisfactoria y eficaz posible. De igual forma, ten presente que ante un posible imprevisto en el que puedas necesitar una dosis extra y puntal de dinero para afrontar el pago de facturas, cuota de la Comunidad, etc… puedes solicitar cualquier de los préstamos rápidos de la web que cuentan con toda la información y condiciones actualizadas cada día.