Una tarjeta de crédito puede ser una herramienta muy valiosa si sabes cómo usarla de manera correcta. Del mismo modo, el uso de una tarjeta de crédito de forma irresponsable puede hacerte mucho daño, tantos en tus finanzas personales como familiares.

Mucha gente utiliza las tarjetas de crédito sin cuidado. Y la mayoría de las personas tienen grandes cifras de deudas provenientes de estas.

El uso indebido de una tarjeta de crédito hace que muchas personas no sean conscientes del precio de los artículos que compran. Muchas veces pagar algo en efectivo nos hace ser mucho más conscientes del gasto que si lo hiciéramos a través de una tarjeta de crédito.

Te dejamos aquí algunos consejos para usar tus tarjetas sabiamente y como un profesional.


Paga la totalidad de la factura cada mes


Si no quieres terminar con muchas deudas, debes alejarte todo lo posible de las deudas ocasionadas por las tarjetas de crédito. Eso significa comprar solo lo que puedes pagar a final de mes y pagar tu factura cada mes, para evitar caer en deudas innecesarias.

Hacer esto te puede parecer todo un desafío pero esta es la regla número uno del uso como experto de una tarjeta de crédito, en lugar de que ellas te usen a ti.

Es realmente la única forma de evitar el endeudamiento con una tarjeta de crédito y la única manera de evitar pagar intereses en tus compras. 


Nunca te retrases en pagar tu factura


Además de pagar tu factura cada mes en su totalidad, también debes tener mucho cuidado de pagarla a tiempo. La mayoría de los emisores de una tarjeta de crédito cobran una tarifa, bastante elevada, por un pago atrasado.

Pagar todas tus facturas cada mes y además a tiempo, sin retrasos, es una manera excelente de mantener unas finanzas personales sólidas, alejadas de las deudas.

Si te preocupa y tienes miedo de olvidar o perder la fecha de vencimiento de tus pagos, establece un recordatorio en tu teléfono unos días antes o marca la fecha en tu calendario. 

Otra opción es que establezcas un pago automático en tu cuenta para que un día determinado del mes se pague la factura. Habla con tu entidad financiera y pregúntale si esto es posible. Te evitará muchos quebraderos de cabeza.


Utiliza las herramientas de tu banco


Una de las razones por las que el pago a través de una tarjeta de crédito es más fácil de usar es porque deja un rastro en papel (facturas, notificaciones del banco, etc.), a diferencia del efectivo, que debes ser tú mismo quién mantenga el control.

Cuando gastas con tu tarjeta de crédito, no es necesario guardar las facturas. Simplemente entrando en tu cuenta bancaria puedes ver dónde gastaste, cuándo gastaste y cuánto dinero te queda.

Entrar en tu cuenta con frecuencia, al menos una vez a la semana, puede ayudarte a mantener controlados tus gastos, por lo que no olvides dejarlos sin control.

Si notas que estás gastando más de lo debido, deja de usar de inmediato tu tarjeta de crédito hasta el mes siguiente o hasta que hayas pagado todas tus facturas.

Además examinar la actividad de tu cuenta también puede ayudarte a detectar cualquier gasto concreto excesivo. ¿Estás gastando demasiado en ropa? Los bancos ofrecen herramientas muy interesantes para hacer un seguimiento de tus gastos, úsalos en tu beneficio.


Utiliza tu tarjeta de crédito para complementar tu presupuesto


Si eres lo suficientemente disciplinado, puedes usar tu tarjeta de crédito como complemento de tu presupuesto mensual. Esta estrategia generalmente implica crear un presupuesto por escrito y luego usar tu tarjeta de crédito para compras hasta que logres tus límites de gasto predeterminados en el presupuesto.

Esta es una estupenda manera de conseguir recompensas y descuentos por pagos con tarjeta de crédito, haciendo compras que realizarías de todos modos y así aprovechar al máximo tu tarjeta de crédito.

Recuerda, para evitar sustos y despistes, entrar al menos una vez por semana en tu cuenta, para ver tus gastos semanales con tu tarjeta de crédito.


Beneficios en tus tarjetas de crédito

Incluso si no te interesa una tarjeta de crédito por sus recompensas, puedes aprovecharte de sus beneficios. Por ejemplo, algunas tarjetas de crédito ofrecen beneficios muy interesantes como seguro de viaje gratuito, cobertura de diferentes grados a la hora de alquilar un coche y otro tipo de garantías extendidas. Si pagas tu factura en su totalidad cada mes, podrás disfrutar de todos estos beneficios de manera gratuita.

Si quieres usar las tarjetas de crédito de manera correcta, no tienes que renunciar a ellas por completo. Aunque si tienes problemas para cuidar tus gastos, no es una mala estrategia cortar de raíz con ellas. 

En su lugar, adopta algunos hábitos simples y sencillos que te permitan disfrutar de los beneficios de las tarjetas de crédito:

  • Flexibilidad en el pago.
  • Recompensas.