Antes de contratar un préstamo personal sueles fijarte en dos aspectos principalmente. Uno de ellos es el tipo de interés que vas a pagar y el otro son las comisiones asociadas al préstamo personal.

Sin embargo, hay un tercer aspecto que tiene tanta influencia en los costes finales del préstamo pero que muchas veces se deja de lado. Son los productos vinculados al préstamo personal.

Y es que estos productos pueden encarecer bastante un préstamo personal, incluso en determinados casos más que el tipo de interés o las comisiones.

Además este aumento en los gastos y costes del préstamo ocasionado por los productos vinculados no aparece en la TAE pero sí que lo notarás en tu bolsillo y lo debes tener siempre muy presente a la hora de elegir el mejor préstamo personal a contratar.

Busca préstamo personales sin productos vinculados 

Los préstamos personales sin necesidad de contratar otros productos tienen otra ventaja añadida además de ser más baratos y es que tardarás menos tiempo en contratarlos.

Al no necesitar contratar más productos necesitarás ir menos veces al banco y menos papeleo lo que se traduce en que tengas el dinero que solicitas en tu cuenta en una menor cantidad de tiempo.

Tipos de productos vinculados a un préstamo personal 

Son variados los tipos de productos que pueden solicitarte que contrates junto al préstamo, los más habituales son:

- Domiciliar la nómina y/o los recibos: Es bastante habitual si solicitas el préstamo persona en un banco que te pidan que domicilies la nómina o algunos recibos.

Antes debes estudiar si vas a perder importantes ventajas y servicios por dejar de domiciliar la nómina en la entidad actual para cambiarla y lo mismo con los recibos.

Además tienes que mirar bien que la nueva cuenta donde domicilies tu nómina no tenga comisiones, si es asó esto encarecerá el coste de tu préstamo personal.

- Tarjetas de crédito: También es un producto bastante habitual si quieres contratar el préstamo personal en un banco. 

Lo más habitual es que te pidan que contrates una tarjeta de crédito, ya que las tarjetas de débito no les dejan demasiado beneficio a las entidades financieras. 

Aquí la clave es fijarte bien en la cuota anual de la tarjeta y si estás obligado a realizar un mínimo de compras con ella, y si en caso de que no llegues a ese mínimo que penalización sufrirías.

- Seguros: Es el producto vinculado a un préstamo personal más habitual, tanto para bancos como para otro tipo de entidades de financiación.

Los más tradicionales son el seguro de vida y el seguro de protección de pagos. Vamos a ver cada uno de ellos con un poco más de atención porque su influencia en el total de gastos ocasionados por el préstamo personal es bastante alto.

Seguro de vida: Las entidades suelen pedir que contrates un seguro de vida cuando la cantidad que solicitas para el préstamo es relativamente alta.

Lo bueno del seguro es que en caso de fallecimiento, la compañía aseguradora se encarga del pago de lo que reste del préstamo. La parte mala es que encarece bastante el préstamo.

El coste de un seguro de vida depende de muchos factores, siendo los principales, la edad, la profesión y el estado de salud del titular del seguro. Suele costar unos 500€ anuales, los más habituales.

Seguro de protección de pagos: Este tipo de seguro lo que hace es pagar las cuotas del préstamo si tú no puedes, ya sea por desempleo o por incapacidad temporal.

Es muy importante que te leas bien todas las condiciones de este tipo de seguros ya que para el seguro te cubra el desempleo o la incapacidad deben darse con unas determinadas condiciones. Normalmente el precio de un seguro de protección de pagos es inferior al del seguro de vida, en la mayoría de los casos unos 300€.

Cuando interesan los productos vinculados a un préstamo personal 

En ocasiones los productos vinculados te pueden interesar contratarlos ya que rebajan el tipo de interés final del préstamo y ésta rebaja compensa los gastos añadidos por su contratación.

También te puede interesar contratarlos porque en ese momento estés también buscando ese tipo de producto financiero. Si quieres contratar una tarjeta de crédito, te puede venir muy bien contratarla junto con el préstamo personal y así mejorar las condiciones de éste último.

O contratar un producto financiero que te dé tranquilidad, como un seguro de protección de pagos, con el que estarás más tranquilo si pierdes tu trabajo porque se encargará de cubrir tus cuotas. 

Lo mismo ocurre si tienes familia con el seguro de vida, que en estos casos puede ser una opción bien recomendada.

Por último en relación a los seguros, los seguros ofrecidos por los bancos suelen ser más caros que la media por lo que te puede interesar más contratarlos directamente en la aseguradora.

Una pista que te puede indicar cuando estás ante un producto vinculado que te interese es cuando la entidad te lo ofrece pero no es obligatorio contratarlo. En estos casos, estudia su contratación porque posiblemente sea una buena idea.

No ocurre así en todos los casos, así que sigue teniendo cuidado y haciendo números antes de decidirte por un préstamo personal u otro.

Como ves no siempre es todo blanco o negro si no que dependiendo de tus necesidades y situación económica y familiar te puede interesar contratar algún producto vinculado con el préstamo personal.

Por suerte en ProAhorro.com te damos toda la información que necesitas referente a cualquier préstamo personal que quieras contratar.

Tanto en las tablas comparativas como en el blog tienes mucha información y tampoco olvides el chat que ponemos a tu disposición desde donde intentamos responder a tus dudas con la mayor velocidad y eficacia posible para que sepas si te interesa o no contratar un préstamo personal con productos vinculados.

Con todas estas herramientas estamos seguros de que podrás contratar el préstamo personal que mejor se adapte a tu situación laboral, personal, económica y familiar sin acarrearte grandes perjuicios para tu bolsillo y aportándote el dinero extra que necesitas.