En breve los consumidores tendrán a su disposición el nuevo bono social eléctrico. De hecho, su aprobación está a las puertas y tan solo resta que la Comisión Nacional de los Mercados y la competencia (CNMC) elabore su informe. Tras esto, el Gobierno iniciará los trámites finales y los consumidores entonarán eso de ‘aleluya’ a pesar de que el nuevo bono viene con cambios sustanciales. De hecho, ciertas modificaciones no sentarán nada bien a algunos de los actuales beneficiarios pues muchos dejarán de serlo en virtud de los nuevos requisitos impuestos. 

Pero ¿en qué consiste exactamente este nuevo bono social eléctrico? ¿Y en qué se diferencia del anterior? Y lo que es más importante: ¿quiénes podrán solicitarlo y beneficiarse de él?

En nuestro comparador de préstamos online somos conscientes de que dicha ayuda suscita muchas dudas, de modo que vamos a ver si podemos responder a todas ellas a lo largo de este artículo.

¿En qué consistía el bono social eléctrico?

El Gobierno aprobó en 2009 un descuento sobre el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) con el objeto de ayudar a los hogares con menos posibilidades económicas y siempre que se trate de la vivienda habitual del cliente.

Para beneficiarse de él, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital estipuló que el descuento sería de un 25 % sobre el PVPC y que se aplicaría a los hogares que tuvieran contratada una potencia igual o inferior a 10 kW. Aunque para convertirse en beneficiarios, antes era preciso que pertenecieran al colectivo de pensionistas, de familia numerosa o de desempleados. Si los clientes tenían contratos de suministro con una potencia inferior a 3kW su inclusión en el bono social era automática y no tenían que rellenar ninguna solicitud.

Las familias con todos los miembros en paro dejarán de beneficiarse del bono

No obstante, todo este panorama cambiará en breve, pues se elimina el bono por baja potencia instalada y por hallarse desempleados todos los miembros de una familia. También se suprime la condición de tener 60 años para los pensionistas. En cambio, para las familias numerosas todo sigue igual y no se tendrá en cuenta el criterio de la renta. Eso sí, únicamente tendrán derecho a un 25 % de reducción.

A este respecto, el Ministro de Energía, Álvaro Nadal, se ampara en criterios demográficos: ‘Estamos en una situación en España en que se ha creado un comisionado para el reto demográfico y el gesto que hemos querido hacer desde la política energética es que las familias numerosas -no hay tantas en España, ni tampoco hay tantas con altos niveles de renta- no tengan ningún tipo de limitación’.

¿Cómo solicitarlo?

El usuario debía asegurarse de que cumplía con los citados requisitos, además de tener suscrito el contrato de suministro eléctrico con alguna de las siete empresas que ofrecen la tarifa. En concreto, hablamos de Endesa Energía XXI, Iberdrola Comercialización de Último Recurso, Gas Natural S.U.R., S.D.G., S.A., EDP Comercialización de Último Recurso, Viesgo Comercializadora de Referencia S.L., Teramelcor, S.L. (Melilla) y Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta Comercialización de Referencia, S.A. 

Puede suceder que, con el tiempo, el usuario perdiera el derecho a este bono. En ese caso, se debía comunicar a la compañía ya que, de lo contrario, podría ser penalizado con el 10 % de la tarifa PVPC. 

¿Y qué establece el nuevo bono social eléctrico?

Sin embargo, como anunciábamos al inicio del artículo, se aproxima un nuevo bono social eléctrico que cambiará bastante el asunto. Dicha modificación viene motivada por la sentencia del Tribunal Supremo que anuló el bono social eléctrico al considerar que vulneraba el principio de proporcionalidad, dado que ‘hace recaer la carga de financiación sobre determinados agentes del sistema eléctrico, con exclusión de otros, de manera indefinida y sin ningún tipo de medida compensatoria’.

Nuevos beneficiarios

Este nuevo bono sí que permite que los trabajadores mileuristas puedan solicitar el bono y, en este sentido, establece tres tipos de consumidores vulnerables. 

  • El básico que está concebido para familias, con hasta dos menores, y que ingresan entre 1,5 y 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Recursos Múltiples (Iprem). Es decir, entre 11.182 y 18.637 euros anuales. Estos ingresos les otorgan el derecho a un descuento del 25 %.
  • La rebaja se incrementa y llega hasta el 40 % para familias cuya renta oscila entre 0,75 y 1,25 veces el Iprem (de 5.591 a 9.318). Es en estas circunstancias se gana la consideración de vulnerable severo.
  • La tercera tipología tiene en cuenta a los grupos en riesgo de exclusión. Para ellos se ha establecido una bonificación del 100% aunque se precisa la intervención de los Servicios Sociales ya sean municipales o autonómicos. En tales casos las compañías tienen prohibido cortarles el suministro, ya que se considera un servicio ‘esencial’, mientras están tramitando esa ayuda.

Una de las críticas que se le ha dirigido al nuevo bono es la exclusión de los hogares con tres menores cuando no todos ellos son hijos de los adultos, puesto que no integrarían una familia numerosa al uso. 

A juicio de  Carlos Pesqué, responsable del programa Ni Un Hogar Sin Energía de la Fundación Ecodes, esta decisión no resulta ‘muy coherente con la realidad de los colectivos a los que va dirigido el bono pues las estructuras familiares no siempre son convencionales’.

En definitiva, el nuevo bono social eléctrico parece que mejorará las condiciones eléctricas de muchas familias (sobre todo ahora que el frío se acerca), aunque dejará en la ‘cuneta’ a otras tantas que hasta ahora venían disfrutando de sus ventajas.