Ésta es quizás una de las preguntas que se hacen últimamente miles de españolas dada la coyuntura en la que se encuentra nuestro país. Y es que después de más de 4 años perseguidos por la caída de los precios pero a la vez la falta de financiación parece que comienza a verse la luz al final de túnel y ahora las entidades financieras han vuelto a abrir su canal de financiación.

¿Qué hay de los precios de las viviendas?

¿Van a bajar aún más o han llegado a su límite para volver a subir progresivamente? Los expertos financieros nos aclaran algunos de los puntos más conflictivos en torno a este tema.

Por un lado, aseguran que el precio de la vivienda ya no va a bajar más y que en algunas zonas como por ejemplo Madrid, Barcelona, Valencia, Ibiza o Zaragoza ya lleva unos meses aumentando. En el resto del país los precios se estabilizarán siendo muy pocas las localidades donde el precio siga disminuyendo. Y es que la economía se basa en ciclos en los que después de las continuas bajadas ya ha llegado el momento intermedio de su estabilización y la de que los tipos de interés sean más accesibles.

Por otro lado, la bajada de precios conduce a un aumento de la rentabilidad por lo que el stock de viviendas se vende mucho mejor ahora.

La apertura del crédito también ha cambiado de tendencia siendo ahora mucho más fluido donde se conceden hasta un 50% más respecto a años anteriores. La reactivación del sector ya es palpable aunque todavía falta un aumento más consistente de la oferta de crédito, de hecho, tras la regulación bancaria, las entidades financieras serán más estrictas en sus políticas crediticias. Los expertos creen que cuando se vendan las 700.000 viviendas que tienen, se podrán volver a conceder hipotecas de hasta el 100%

Por su parte los bancos también están financiando a constructores y cooperativas, por lo que se reactiva también la venta de la vivienda sobre plano, sin embargo, ahora es el sistema financiero el que ejerce de promotora y los tipos de interés sobre la vivienda serán grandes con el objetivo de recuperar todos aquellos créditos fallidos durante la crisis.

Existe también otra corriente dispuesta a comprar estrepitosamente porque creen que es más barato que alquilar una vivienda, pues bien, aunque en algunas zonas se puede dar este caso, lo cierto es que las reformas legislativas han acortado los procedimientos de recuperación de una vivienda morosa; por lo que el alquiler también es una opción buena siempre y cuando se renegocie a la situación actual y durante cada año con el propietario las cuotas.

Al hilo de esta cuestión, también se dice que una gran parte de la gente que se encontraba en régimen de alquiler ahora compra y por lo tanto aumenta la demanda de la vivienda. Pues bien, es cierto pero hay que tener en cuenta que hay un gran stock de viviendas en construcción o vacías que no salen al mercado y que suponen hasta 2 millones. De esta forma, el aumento del número de pisos que van saliendo al mercado hace que los del alquiler bajen al contrario de lo que se cree de que éstos están tendiendo al alza. En algunas zonas de España puede darse esta situación por la gran demanda existente y por los propietarios que pactan pagos incluso superiores a los del contrato; sin embargo, la salida masiva de viviendas en alquiler y la pérdida de la población no pueden conducir a otro hecho que el de la bajada de los precios de los alquileres. 

Si nos centramos en lo que ocurrirá con los tipos de interés parece probable que seguirán bajando para los nuevos compradores en detrimento de las subidas que experimentarán aquellos que compraron cuando éstos estaban bajos.

¿Y los inversores extranjeros?

A pesar de lo que se pueda creer, sólo están adquiriendo un 3% de la vivienda española por lo que es difícil que su actitud pueda afectar al precio medio de venta.

Por otro lado, los tipos de interés suponen un rendimiento neto medio de un 3,4% y unos gastos que están en torno al 10%, por lo que el período para recuperar solamente los gastos de transacción es de tres años, con lo que el inversor no comienza a ganar hasta a partir del cuarto año. Con una deuda pagable al 100% y a 20 años, la subida de un 1% del tipo de interés lleva irremediablemente a una pérdida del patrimonio de hasta el 20%

¿Estamos por lo tanto ante un buen momento para comprar una vivienda? A pesar de que existen factores positivos, es importante contar con el asesoramiento de un experto económico que entienda todas las dinámicas del sector y pueda realizar un estudio dependiendo del tipo de vivienda que se quiere adquirir, la ubicación y el tipo de interés.

En ProAhorro, además de contar con herramientas como nuestro comparador de créditos rápidos también existen algunos expertos que pueden aconsejar sobre los temas financieros como éstos, por lo que no dejes de visitar nuestra web oficial.