Los préstamos hipotecarios son un tipo de préstamo de capital más elevado, normalmente son cantidades de más de 10.000€ aproximadamente y que requieren una garantía fuerte para que la entidad financiera tenga la seguridad de poder acceder a prestarle toda esa cantidad de dinero requerida.
A parte de la garantía personal, se pide como garantía de pago algo real, es decir, la vivienda o su hipoteca, así en caso de no pagar, el banco o entidad se quedaría con el inmueble. Este acuerdo hace que el contrato tenga una base sólida en la que reclamar o donde acudir frente un posible impago del prestatario.

En este tipo de préstamos los plazos en los que dividir la amortización del total son más largos que un préstamo personal o de menor cantidad. Otra característica de estos es que los intereses son más bajos acorde con el largo plazo de pago del que se dispone. También, puesto que es una acción con un riesgo más elevado que otras por su durabilidad, se piden más factores a cumplir y se debe presentar un mayor número de papeles para designar si es apto o no para completar la transacción.

En cuanto a los tipos de interés, en este caso se puede elegir, o la entidad le ofrece el que mejor le convenga: el interés fijo, donde las cuotas mensuales son las mismas todo el tiempo, conociendo con anterioridad lo que pagará al mes, con plazos de amortización más cortos que en variable, y se fija un interés al principio que no cambiará, aunque por lo general es más alto; el interés variable, se revisa normalmente cada año aunque hay quien elige hacerlo semestralmente, ajustándolo en base al mercado y al índice de referencia que proceda, como el Euríbor, el riesgo reside en la subida de los tipos de interés ya que durante unos meses pagará cuotas más elevadas y viceversa, si bajan pagará menos; por último, el interés mixto, es una combinación de los dos anteriores, empezando a pagar las cuotas con un interés fijo los primeros años de amortización y cambiando a variable pasado un tiempo, este ofrece una estabilidad inicial y un riesgo posterior.

Debe saber que los pagos que realizará al mes son el resultado de contar el importe de dinero concedido, el tipo de interés acordado, el plazo de amortización y la modalidad de cálculo. Recordar que esta es una de las peticiones más importantes y más costosas por la cantidad de dinero requerido y el tiempo que va a estar sujeto a esa deuda.