Ese momento en que te quedas sin el apoyo financiero de tu familiaPor primera vez eres completamente responsable de tus gastos y de tus finanzas. Y entonces salta en tu cerebro: “!Ay madre, ¿cómo independizarme económicamente?¿Qué es lo que tengo que hacer?”

Estos pensamientos pueden llevarte a una gran cantidad de complejas emociones (miedo, descontrol, tristeza, etc.) que pueden conducirte a realizar un comportamiento irracional.

Sin embargo, es un momento de independencia y libertad, un tiempo de dar un paso adelante y caminar sobre tus propios pies.

Donde ir depende de ti, pero intenta ir hacia el bueno camino sin llevar un montón de equipaje.

Vamos a ver unos consejos, que mí me sirvieron, para lidiar con los primeros meses de ser completamente independientes financieramente.

Consejos para ser Financieramente Independiente

El Resentimiento es una Pérdida de Tiempo

Si tus padres te dice que a partir de ahora deberás pagarte tus gastos con tu propio dinero sin contar con ellos, enfadarse con tus padres no tiene sentido ninguno. De hecho, enfadarse suele ser un claro indicio de que aún te queda bastante por madurar y convertirte en una persona de verdad adulta.

Este hecho, te hará madurar, aprender y crecer como persona.

Acéptalo como un Reto

No importa la edad que tengas en que te hagas completamente responsable de tus finanzas, va a ser un reto y se van a producir cambios en tu estilo de vida.

En vez de quejarte, busca la manera de aceptar el reto. Dedica algún tiempo a aprender a hacer un presupuesto. Intenta vivir con menos cosas y gastos cada día. Y así casi sin darte cuenta ir creando la columna vertebral de tus finanzas.

No Sigas Gastando como si Nada Hubiera Cambiado

El resultado de esto es endeudarte y además bastante. Es muy fácil usar la tarjeta de crédito para comprar cosas que no necesitas pero con el tiempo el dinero que has utilizado tendrás que devolverlo con intereses.

Ahora es el momento de aprender a vivir con menos, comprar cosas que necesites y eliminar los gastos superfluos.

Sigue hablando con tus Padres

Si sientes un fuerte resentimiento con tus padres es posible que piensen que vas a dejar de hablar con ellos. Y eso no les hará nada felices. Piensa un momento.

Ellos han estado dándote dinero que han ganado trabajando toda su vida, incluso antes de que nacieras. Lo único que te están pidiendo ahora es que comiences a volar por tu cuenta. ¿Es esto realmente un motivo de enfado?

Pídeles Consejos a tus Padres

Cuéntales los desafíos y los problemas a los que estás enfrentándote y pídeles consejos. No dinero. Una vez ellos pasaron por lo que tú estás pasando ahora mismo y, finalmente, consiguieron solucionarlo con éxito ya que han podido apoyarte a ti y tal vez a otros hermanos económicamente.

Por lo que al menos tendrán algunas ideas sobre cómo hacer las cosas.

Evalúa lo que estás Haciendo con tu Vida

El inicio de la independencia financiera es un buen momento para sentarte, descubrir tus valores y tus metas, y determinar cómo trabajar hacia esos objetivos. Este proceso puede ayudarte a que realmente entiendas por qué estás gastando dinero y reconsideres la mayor parte de los gastos que tengas.

Conclusión

Dar el salto a la independencia financiera, ser completamente responsable de tus actos en lo que se refiere a tus finanzas puede dar bastante vértigo.

Pero siguiendo los puntos que he comentado:

  • El resentimiento es una pérdida de tiempo.
  • Acéptalo como un reto.
  • No sigas gastando como si nada hubiera cambiado.
  • Sigue hablando con tus padres.
  • Pídeles consejos a tus padres.
  • Evalúa lo que estás haciendo con tu vida.