En ProAhorro escribo sobre una gran variedad de temas. Todos relacionados con las finanzas personales pero estoy bastante seguro que no todos ellos te interesan. Al igual que al resto de lectores.

Tal vez te encanten los artículos relacionados con la reducción de gastos o sobre consejos de inversión. Puede que tus favoritos sean sobre la psicología para lograr ahorrar más y mejor, y así sucesivamente.

Por mucho que yo escriba sobre temáticas diferentes, sin embargo, existen algunos principios fundamentales que fluyen a través de todo lo que yo escribo en ProAhorro. Estos no son consejos individuales sobre inversiones o maneras agradables de ahorrar unos cuantos euros. Son principios fundamentales que valen para cualquier situación.

Como siempre es bueno tener muy claros los conceptos básicos que te servirán de guía en todo momento vamos a ver cuáles son estos principios fundamentales o cimientos de las finanzas personales.

Los Cimientos de las Finanzas Personales

Tienes que saber cuánto vale tu tiempo

Si hay algo que te va a hacer que te ahorres un euro pero a la vez te va a hacer perder una hora de tu tiempo, no lo hagas. Calcula una estimación aproximada de lo que vale tu tiempo y, antes de ponerte con una tarea, decide si vale la pena invertir ese tiempo. El tiempo es oro así que no lo desaproveches si no vale la pena.

Gasta menos de lo que ganas, cada mes

Esto debe ser el mandamiento fundamental si quieres tener unas finanzas personales sanas. En ocasiones, puede haber excepciones y que en un mes determinada no lo cumplas pero solo debe ser eso, una excepción. Si la excepción se convierte en la regla vas a tener problemas económicos muy importantes en poco tiempo.

Haz las cosas que te gustan. El dinero vendrá después

Esto es un consejo muy importante. Sobre todo si eres una persona joven que está comenzando su carrera laboral. Seguir lo que realmente disfrutas o esfuérzate por encontrar aquello que te apasiona. El dinero te seguirá si lo haces, no importa el qué hagas, porque la pasión y el esfuerzo traerá el dinero.

No hay nada gratis

Todo lo que necesita dinero, aunque no te cueste euros, requiere algún tipo de inversión de tu tiempo y esfuerzo por tu parte. Si te parece que estás obteniendo algo absolutamente gratis, no es así. No te engañes a ti mismo. Incluso los servicios público no son gratis. ¿Tú no pagas impuestos?

Cuanto más sencilla sea la inversión, mejor

Si necesitas un montón de horas para gestionar una inversión o mucho tiempo para investigarla lo normal, para la mayoría de la gente, es que ese tipo de inversión no merezca la pena a menos que los beneficios sean enormes. Es mucho mejor invertir tu dinero en una inversión sencilla y fácil de entender, como un fondo índice, antes de buscar inversiones complejas.

No gastes dinero en cosas que puedes conseguir gratis

Mira a tu alrededor y mira las cosas por las que ya has pagado dinero.Muchas veces esas mismas cosas las podías haber conseguido sin un coste financiero. Es muy habitual que con un poco de imaginación y esfuerzo puedas conseguir muchas cosas gratis. Por ejemplo, si te gusta leer, visita una biblioteca. Ya que parte de tus impuestos sirven para financiarla aprovéchate de ello.

Mejora tus habilidades y aprende cosas nuevas

Mejorar tus habilidades y aprender cosas nuevas tiene paga enormes dividendos. Por ejemplo, aprender cómo organizar tu tiempo te permitirá hacer muchas más actividades y tareas en el mismo número de horas y de una forma más productiva.