Pedir un dinero extra nos puede salvar de muchos imprevistos o dar una ayuda a proyectos que tengamos pero, cómo podemos saber cual es el mejor préstamo y dónde pedirlo. Actualmente hay varias ofertas bastante asequibles en las que podemos optar por pedir hasta 75.000€ con un interés por debajo del 10% TAE: primero está el préstamo Nómina de Banco Mediolanum, este banco italiano establecido en España, ofrece uno de los intereses más bajos del momento, con un 5,3% TAE, con estas condiciones podremos solicitar un máximo de 10.000€ y con un plazo de devolución de 3 años.

Por otro lado está el préstamo Inteligente EVO con un interés del 7,73 % TAE con hasta 50.000€ a devolver en 8 años. Siguiendo a este estaría el préstamo nómina de Deutsche Bank concediendo hasta 12.000€ al 8,98% TAE para ser devuelto como mucho en 2 años. Luego hay tres que están ofertando préstamos sobre un mismo interés, en Ibercaja ofrecen el llamado Crédito Abierto, en OficinaDirecta su Préstamo Personal y en Banco Pichincha el Préstamo Personal Plus que se encuentran todos al 8% TIN.

Seguimos con la lista manteniéndonos cerca de ese 8% y encontramos que el Banco Aragonés ofrece hasta 6.000€ en 6 años y que, en el Banco Online del Popular, podemos pedir hasta 30.000 con un máximo de 8 años a devolverlos mientras que la Entidad Ecuatoriana supera a estos últimos dos con la oferta de hasta 60.000€ a 10 años de margen de devolución. 

Esta lista refleja las mejores oportunidades ofrecidas por la banca pero, debemos saber que estos no suelen conceder créditos a clientes nuevos, analizan tus cuentas e historial financiero previamente a la concesión, no quieren correr ningún riesgo al prestar capital, por ello, si lo que necesitamos es el dinero en pocos días, lo mejor es optar por créditos rápidos de entidades financieras de capital privado como Zaimo con una oferta de hasta 1.500€, o como BigBank con hasta 10.000€, la gestión será casi inmediata aunque a un interés mayor.

De todas maneras, el interés no es lo único que debemos tener en cuenta, también son importantes otros gastos, comisiones y posibles penalizaciones. Es necesario preguntar por ello al banco para luego evitar cobros extras, que no creamos que el producto adquirido era bueno y acabemos pagando de más.