La nueva Ley de Autónomos, con la que se pretende aligerar las cargas de este sector, se aprobará previsiblemente el próximo mes de septiembre u octubre si no surgen contrariedades. Lo cierto es que esta ley, cuya iniciativa es obra de Ciudadanos, se convertirá en la tabla de salvación de muchos profesionales que a duras penas lograban mantenerse como autónomos y sacar un adecuado margen de beneficio de su actividad.

Además, seguramente, con su entrada en vigor, muchos trabajadores a los que desalentaba la elevada cuota de autónomos que debían pagar, optarán por darse de alta. Y, por lo tanto, también ayudará a aflorar la economía sumergida tan característica de nuestro país. 

En concreto, la nueva normativa se espera que beneficie a casi dos millones de trabajadores y será ‘fundamental’ para los pueblos donde el autoempleo es prácticamente la única salida laboral. Por lo tanto, contribuirá a reducir las cifras del paro que todavía siguen siendo muy altas.

En nuestro comparador de préstamos nos parece muy adecuada la medida y vamos a analizar sus principales novedades para aquellos que todavía desconozcan esta nueva ley.

Novedades de la ley de autónomos

Nos encontramos con una nueva ley repleta de ventajas para estos profesionales, aunque, por supuesto, todo es mejorable y quizás en algún aspecto se haya quedado corta. 

  • Una de las medidas más importantes es la ampliación de la tarifa plana de 50 euros en la cotización a la Seguridad Social que pasará de los seis meses actuales a un año. También se contempla la posibilidad de que autónomos que cesen su actividad durante dos años puedan acogerse a la tarifa plana tras su reincorporación sin que para ello tengan que aguardar el transcurso de cinco años como hasta ahora sucedía.
  • También se incluye el derecho a que los profesionales que trabajen desde su casa puedan deducirse el 20 % de los gastos en suministros de agua, gas, electricidad y telefonía.
  • El trabajador autónomo está sometido a los vaivenes del trabajo y es común que durante algunos meses apenas facture y su actividad, por lo tanto, sea mínima. Para estos casos, se permite que los autónomos se den de alta y de baja en la Seguridad Social hasta tres veces al año.
  • Asimismo, también se contempla que los autónomos puedan cambiar de base de cotización hasta en cuatro ocasiones a lo largo del año, y, de esta manera, que se ciñan a aquella que mejor se adecúe a sus ingresos.
  • La maternidad de este sector parece que se mima un poco más, dado que las nuevas madres gozarán de una tarifa plana de 50 euros cuando se reincorporen tras la maternidad.
  • Otra importante novedad es la reducción de los recargos que penalizaban a los autónomos cuando incurrían en un retraso en el pago de la cuota. De esta manera. durante el primer mes de desfase en el pago, la penalización se reduce del 20 % al 10 %.
  • Dicha ley trata de ayudar en los casos de dependencia, de modo que se bonificará al 100 % durante 12 meses la cuota de los autónomos cuando éstos tengan que cuidar de menores o personas dependientes.
  • Asimismo, se prevé que los autónomos en edad de jubilación y que dispongan de personal contratado podrán acceder al cobro del 100 % de su pensión sin tener que dejar de trabajar por esta circunstancia. Es decir, se les ofrece la jubilación activa.
  • Si nada lo impide, se aprobará el derecho a que estos trabajadores puedan tener cubiertos los accidentes 'in itinere'. Es decir, aquellos que se producen durante el trayecto, ya sea de ida como de vuelta, entre la vivienda y el trabajo.
  • Otra medida pasa por mejorar las facilidades para el reintegro al autónomo por exceso de cotización. De esta manera, la Seguridad Social devolverá de oficio al trabajador el exceso de cotización en el que haya podido incurrir por contar con dos empleos. Es decir, el suyo propio como autónomo, y como trabajador por cuenta ajena.

¿Son solo ‘migajas’?

Como decíamos, esta ley se encuentra pendiente de aprobación y quizás no se se dé luz verde a todas estas importantes mejoras. En concreto, la Seguridad Social no ve con buenos ojos la reducción en el recargo por retrasos, pues esto supondría una pérdida importante de ingresos.

Tampoco se ha establecido medida alguna respecto al paro de los autónomos, una vieja reivindicación que, por ahora, se queda sin respuesta.

Por el camino parece que se ha quedado la propuesta de Ciudadanos de que se considerase como infracción grave exceder el plazo legal de pago a un trabajador por cuenta propia en más de veinte días. E incluso se hablaba de que esta demora se considerase como muy grave si se sobrepasa el pago en más de sesenta días.

No obstante, algunos expertos aseguran que ésta únicamente aporta ‘migajas’ para los profesionales autónomos y que no resuelve sus principales problemas.  Así, estos trabajadores seguirán realizando un gran esfuerzo fiscal.

A juicio de Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), estamos ante una ley ‘buena’ que supone ‘un paso adelante importante’ aunque es cierto que le restan asuntos de gran calado por desarrollar.

A la espera de su aprobación

A pesar de que se le dio carácter de urgente, en la actualidad todavía se ignora exactamente cuándo será aprobada. Por ahora, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha limitado a afirmar que podría entrar en vigor este año.

Por supuesto, en nuestro comparador de préstamos urgentes estaremos atentos a sus trámites parlamentarios.