Este período es el tiempo que transcurre entre el final de un ciclo de facturación con la fecha límite de su pago en la utilización de las tarjetas de crédito. Son los emisores de esta forma de pago los que establecen los procedimientos para asegurar que las facturas se envían por correo o se entregan 21 días antes de llegar a la fecha final.

Con las tarjetas de crédito

Explicamos qué es el período de gracia

Los periodos de gracia sólo se suelen aplicar a las transacciones de compra de forma que empezará a pagar los intereses tras la fecha que se realice dicha transacción. Por lo general, la mayoría de los emisores de tarjetas tienen unas tasas de interés diferente para los casos en los que se pide dinero en efectivo por adelantado o un cheque. Asegúrese siempre de solicitar si no lo tiene claro una lista con las diferentes tasas de interés dependiendo de la acción que realice.

Si usted utiliza su tarjeta para obtener un anticipo en efectivo o usa un cheque que recibió de su emisor de la tarjeta, por lo general comenzará a pagar intereses a partir de la fecha de la transacción. La mayoría de los emisores de tarjetas también cobran una tasa de interés diferente si usted utiliza su tarjeta de crédito para obtener dinero en efectivo o extender un cheque. Su estado de cuenta en general debe mostrar la TAE que se aplica a las transacciones de dinero en efectivo y similares a dinero de efectivo y el monto del saldo que cae en esa categoría. Puede haber más de una TAE, por ejemplo, una que se aplica a anticipos en efectivo y una TAE diferente para cheques.

Su tarjeta acuerdo debe incluir las reglas de su emisor de tarjeta se aplica para determinar qué transacciones se dividen en las categorías y debe enumerar las diferentes tasas de interés. Usted debe encontrar una copia del acuerdo en el sitio web del emisor de la tarjeta y puede obtener una copia de su emisor de la tarjeta. Si tiene preguntas, póngase en contacto con el emisor de su tarjeta.

Ahora bien, los períodos de gracia también existen en los préstamos donde se concede este período de tiempo en el que no se cobran las cuotas. Es muy común verlo por ejemplo en los préstamos de vehículos que se comienza a pagar más tarde de su adquisición. Sin embargo esto no significa en ningún caso que la entidad bancaria nos regale un mes sin el pago de intereses o la cuota, sino que este período se refleja posteriormente en las cuotas sucesivas. También podemos verlo en el caso de emprendedores que deciden iniciar un negocio y como vía de ayuda se les otorga unos meses de período de gracia hasta que el proyecto comience a dar sus frutos.

Dicho todo esto, ¿es conveniente pedir un período de gracia? La respuesta depende de las necesidades y el momento concreto. Simplemente antes de su solicitud hay que tener en cuenta que es un traslado del pago de cuotas junto con un aumento de los intereses a pagar.

Otra opción ante problemas de liquidez, es solicitar un préstamo online rápido siempre y cuando se necesiten cantidades pequeñas de dinero y podemos solicitar a algunas entidades su retraso a cambio de un pago de interés más alto.

Pero las ventajas son muchas ya que se solicitan y en apenas unos minutos se obtiene la respuesta sobre su concesión o no, no hace falta moverse de casa, tan sólo tener acceso a un dispositivo con Internet y el importe solicitado se obtiene también de forma inmediata. Su período de devolución suele ser de unos 30 días aproximadamente aunque la mayoría de las empresas concesoras de préstamos rápidos conceden períodos adicionales de prórroga por lo que gracias a todas estas facilidades se han convertido en los últimos años en uno de los productos financieros más demandados del momento.