PayPal es probablemente uno de los métodos de pagos más seguros del mundo y ese es el secreto de su éxito. De hecho, su sola presencia es capaz de vencer las reticencias de los compradores menos proclives a comprar online porque, simplemente, no quieren aportar los datos de su tarjeta. En este artículo te vamos a explicar por qué es seguro pagar con PayPal. Pero en primer lugar vamos a remontarnos al origen de este gran imperio de los pagos online. No en vano, ya lo emplean 267 millones de personas en todo el mundo y prácticamente no hay tienda online que se precie que no ofrezca esta opción de pago a sus clientes. Hay quienes incluso declinan comprar en un ecommerce si no se les brinda la opción de pagar con PayPal.

¿Qué es PayPal?

Aunque te parezca increíble, PayPal empezó su andadura a finales de 1990 en California (EE.UU.). En concreto, sus primeros pasos los dio en 1998, y fue creado por Ken Howey y Max Levchin con el nombre de Confinity. En principio, fue concebido para realizar transferencias de dinero, pero con la llegada posterior de Elon Musk, Peter Thiel y Luke Nosek, el objetivo se volvió un poco más ambicioso. Así, lo rebautizaron como PayPal y la plataforma empezó a proveer servicios de pago por internet utilizando tarjetas de crédito. 

En 2002, unió su destino al de eBay, pues este método de pago era el más empleado para realizar las transacciones en esta popular web de subastas de productos de segunda mano.

¿Por qué nos gusta tanto comprar con PayPal?

Tan solo necesitamos disponer una cuenta de correo electrónico para hacer obrar la magia de los pagos con PayPal. “Permite a las empresas o consumidores que dispongan de correo electrónico enviar y recibir pagos en Internet de forma segura, cómoda y rentable. La red de PayPal se basa en la infraestructura financiera existente de cuentas bancarias y tarjetas de crédito para crear una solución global de pago en tiempo real”, explican en la web oficial de PayPal en España.  

¿Cómo se compra con PayPal?

PayPal, además, es para todos los públicos pues está concebido para “pequeñas empresas, vendedores por Internet, particulares y otros a los que no satisfacen los mecanismos de pago tradicionales”.

Comprar con PayPal probablemente sea de las cosas más sencillas del mundo, pero sobre todo seguras gracias a su tecnología de cifrado y prevención de fraudes. Así, únicamente necesitamos un correo electrónico y una contraseña, “sin introducir datos financieros ni personales”.

Garantía de compra

En los últimos años, la compañía no ha cesado de perfeccionarse y añadir valiosos servicios que valoran todos los usuarios. Una de ellos, es la garantía de compra. “Si un artículo que cumple ciertos requisitos no te llega o no coincide con la descripción original, podemos reembolsarte el importe. Además, si decides devolver una compra, puedes solicitar el reembolso de los gastos de devolución”, detallan.

En PayPal, que además cuenta con un servicio de atención al cliente las 24 horas del día, prometen ayudarnos en muchas tesituras de difícil solución, pero que están a la orden del día. En su página nos ponen un buen puñado de ejemplos. Así, PayPal te ayudará en casos como los siguientes:

  • Has comprado un objeto, pero recibes otro de naturaleza distinta (por ejemplo, un libro en vez de un DVD).
  • Compras un producto nuevo, pero recibes uno usado.
  • Solo recibes una parte de tu compra.
  • La compra se ha estropeado durante el transporte.
  • Faltan piezas y el vendedor no lo ha hecho constar en el anuncio. Algo muy habitual en el ámbito de eBay.
  • El artículo no es original, sino que es una falsificación.

En cualquier caso, tienes que notificar el problema en un plazo máximo de 180 días. De lo contrario, PayPal ya no podrá hacer nada al respecto. 

De esta manera, el comprador puede plantearle a PayPal la disconformidad con el producto o el vendedor. En este caso se abre un plazo de 20 días para la resolución de la incidencia entre el vendedor y el comprador. Si el vendedor no ofrece una solución satisfactoria, se convierte automáticamente en una reclamación cuya gestión asume la propia PayPal. En cualquier caso, si cumplimos con los requisitos, la compañía nos abonará el importe de la compra. 

Sin duda, este servicio hace que sea muy seguro pagar con PayPal.

Pagar por PayPal a un particular

Otra de las razones por las que esta plataforma de pagos se está volviendo tan popular la encontramos en la opción de pagar a un particular. Para ello contamos con el servicio de Enviar dinero a amigos o familiares. Su funcionamiento es como una transferencia bancaria normal. SIn embargo, no ofrece ningún tipo de protección adicional por lo que, en caso de incidencia, PayPal se desentiende. El envío de dinero o pagos a través de Paypal es gratuito y el destinatario puede ser cualquier persona o empresa, aunque no disponga de cuenta Paypal. Lo único que importa es que tenga una dirección de correo electrónico.