Este tipo de préstamos en realidad son subvenciones que otorgan las administraciones en las que no se exige su devolución cuando se justifica el destino final de los fondos. Son por tanto ayudas del Gobierno cuyo objetivo es poder equilibrar las desigualdades sociales.

Lógicamente, este tipo de préstamos no son fáciles de conseguir y se suelen conceder en casos muy concretos de necesidad como cuando una zona ha tenido un desastre natural como el que vimos hace unos años con el terremoto de Lorca en España. De esta forma, se pretende restaurar todos los destrozos y reactivar la economía del lugar.

Qué es un préstamo a fondo perdido

En el caso del sector empresarial también se conceden periódicamente con el objetivo de favorecer la productividad  la expansión comercial.  De esta manera, determinados organismos públicos, tanto de ámbito local, como regional, nacional o europea dispone de determinados préstamos con bases que regulan las características que debe cumplir el beneficiario.

Entre todos los tipos de préstamos que conceden las administraciones y que engloban aportaciones no sólo en efectivo, sino también bienes o servicios nos encontramos principalmente con 2 tipos:

  1. Préstamos al capital (financian inversiones)

  2. Préstamos a la explotación (financian el gasto corriente de la empresa y las más extendidas son:
  •  Subvenciones a fondo perdido. La administración las concede en concepto de ayuda sin necesidad de que sea obligatoria su  devolución.
  •  Bonificación de los tipos de interés de un préstamo otorgado por entidades financieras: Es la Administración en este caso la que  subvenciona una parte del interés que la empresa  debe pagar.
  •  Concesión directa de préstamos con bajo interés: Las entidades públicas también dan este tipo de ayudas para la realización de  proyectos, sobre todo para emprendedores con un interés más reducido.
  •  Participación temporal en el capital de la empresa y revirtiendo los beneficios: Son préstamos participativos donde la Administración  forma parte del accionario durante unos años y posteriormente deja su participación y se le devuelve el capital aportado.  Normalmente se utiliza en proyectos de innovación tecnológica.
  •  Bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social.
  •  Bonificaciones o exenciones en impuestos y tributos.

 Formación, selección de personal, servicios de intercambio empresarial y asesoramiento especializado. 

Por lo tanto, existen multitud de posibilidades de financiación mediante las Administraciones públicas pero sin duda, las más atractivas son los préstamos a fondo perdido. No obstante, como son los más difíciles de conseguir desde ProAhorro aconsejamos recurrir también a otro tipo de vías que hemos mencionado durante el artículo o a préstamos concedidos por otras entidades. Nos referimos por ejemplo a la solicitud de un préstamo rápido con el que nos evitamos la realización de estos largos procesos burocráticos sin tener que moverse cada ya que con un dispositivo con acceso a Internet se puede solicitar en minutos. De igual forma, éste es concedido en apenas unas horas por lo que para cualquier gasto imprevisto que se deba sufragar, se puede acudir a este tipo de productos financieros en lugar de comenzar con los trámites de un préstamo a fondo perdido cuyas posibilidades de ser concedidos son muy bajas y no sirven para solventar problemas de liquidez urgente.