Una de las peores consecuencias a nivel financiero para una persona física o jurídica es estar incluido en las listas de morosos como RAI o ASNEF por razones como éstas:

  • Denegación inmediata de créditos o hipotecas. Uno de los primeros pasos que da una entidad financiera para comprobar nuestra solvencia económica y concedernos un préstamo es acudir a estas listas de morosos y ver si estamos en ellas. Automáticamente se descarta a los clientes que estén en ellas porque son considerados no solventes. También se tienen problemas en situaciones como la contratación de suministros eléctricos, servicios de Internet o telefonía móvil. Es cierto que dependiendo del importe de la deuda, hay entidades financieras que sí conceden créditos o hipotecas.
  • Juicios y problemas legales con las entidades que reclaman la deuda.
  • Pérdida de tiempo reclamando la salida de estas listas una vez liquidada la deuda. Una vez saldada la deuda comienza un largo proceso de reclamaciones y burocracia que puede tardar meses hasta que finalmente se es eliminado de la lista de morosos.
  • Sanciones económicas, gastos en abogados y consultoras especializadas. Además de tener que hacer frente a la deuda contraída hay una serie de gastos paralelos que son necesarios. La mejor solución para evitar estos pasos es saldar la deuda cuanto antes con la empresa.
  • Dicha entidad aunque hayamos solventado la deuda con ellos, seguirá teniendo esta información y estarán marcados como clientes no solventes por lo que los más probable es que no se puedan volver a solicitar préstamos o hipotecas en esta empresa.

Como vemos, entrar en una lista de morosos es fácil pero difícil si queremos salir de ella y todas las consecuencias a largo plazo que hay que asumir por lo que os recomendamos evitar entrar en ellas a toda costa y en el caso de estar en ellas ya y se necesite liquidez, sólo se podrá recurrir a las entidades financieras que conceden préstamos rápidos de hasta 600 euros a pesar de estar incluidos en estas listas. Puedes consultar con nuestros asesores de ProAhorro y según tu caso te aconsejarán cuáles son dichas organizaciones.