Los minicréditos están viviendo una gran época. Sus características principales: rapidez en su contratación y requisitos para contratar un minicrédito muy sencillos de cumplir, lo han convertido en la opción ideal para aquellos que buscan financiación urgente para cubrir ciertos tipos de gastos imprevistos.

Sin embargo como todo producto de financiación, debes cumplir una serie de requisitos si quieres que te concedan un minicrédito. Que estás condiciones no sean complicadas de cumplir no quiere decir que puedas contratar un minicrédito de cualquier forma.

Por eso ahora vamos a ver cuáles son los requisitos imprescindibles que debes tener en cuenta para que te concedan el minicrédito que has solicitado.

Los requisitos de los minicréditos

Las entidades financieras que conceden minicréditos no te obligan a cumplir unas condiciones para que puedas acceder a sus minicréditos tan estrictas como las de un banco para lograr contratar uno de sus préstamos pero sí que existen algunas condiciones que tienes que cumplir. Y estas condiciones y requisitos para contratar un minicrédito son:

Tener una fuente de ingresos: Para poder solicitar un minicrédito y que te lo concedan la entidad antes se asegurará de que posees una fuente de ingresos con la que puedas hacer frente al pago del minicrédito en su totalidad.

Si no tienes ninguna fuente de ingresos que asegure que no tendrás problemas de impago es realmente difícil que te concedan un minicrédito.

Mayor de edad y residente en España: Ésta es otra condición bastante habitual. Si no eres mayor de edad puedes olvidarte de que puedas contratar un minicrédito incluso, en ocasiones, exigen que tengas un edad mínima superior, que suele ser los 21 años o los 25 años.

 Otra condición importante y que también suele ser requisito indispensable es que vivas y tengas tu residencia oficial en España.

Aunque existen entidades que no tienen esta última condición y les vale para concederte un minicrédito con que residas en un país de la Unión Europea.

Tener una cuenta tu nombre: Antes de solicitar un minicrédito asegúrate de tener una cuenta a tu nombre. Esta cuenta te servirá para recibir el dinero del minicrédito y para realizar su devolución cuando finalice el periodo de tiempo establecido.

No estar en una lista de morosos: Es una condición importante para que te concedan un minicrédito que no estés registrado en ninguna lista de morosos, ya sea ASNEF, RAI o Equifax.

De todas formas, existen entidades de créditos que te darán acceso a financiación aunque estés en una lista de morosos pero las condiciones serán bastante malas, con tipos de interés muy elevados y comisiones y gastos asociados bastante altos por lo que no sería nada recomendable que contratarás este tipo de minicrédito con estas condiciones.

Otros datos importantes: Dos requisitos para contratar un minicrédito indispensables para que te lo concedan es tener una cuenta de correo elecrónico y un número de teléfono móvil. Puede parecer una tontería, estando en el mundo hiperconectado en el que estamos, que la mayoría tenemos varias cuentas de correo y hasta existen más móviles que habitantes pero no está de más indicarlo por si acaso.

Además es importante que tengas estos datos a mano para agilizar el proceso de contratación del minicrédito ya que es información que te van a pedir en el momento.

Requisitos para obtener minicrédito si estás en alguna lista de morosos

No es la mejor idea solicitar un minicrédito si estás en alguna lista de morosos porque las condiciones de los mismo son bastante altas, en caso de que te lo concedan.

Solo es recomendable en situaciones donde no tengas otra fuente de financiación y el pago que vas a cubrir con el dinero del minicrédito sea fundamental y muy importante. Así que debería quedar totalmente descartado solicitar un minicrédito de este tipo para irte de viaje de placer, comprar algo que no necesitas y demás.

Existen empresas que conceden minicréditos aunque estés en una lista de morosos. ¿Y qué requisitos debes cumplir para que te lo concedan? Principalmente dos:

- Tus deudas, por las que estás registrado en la lista de morosos, no pueden ser superiores a los 1.000€.

- Estas deudas no pueden estar relacionados con entidades de crédito. Es decir, que no pueden ser deudas ocasionadas por impagos de otros créditos que hayas solicitado con anterioridad.

Cuándo solicitar un minicrédito

Los minicréditos están enfocados a cubrir pequeños gastos para los cuáles no tienes liquidez en ese momento. Algunos de los casos en que está justificado pedir un minicrédito son:

Descubiertos bancarios: Si vas a tener un descubierto bancario solicitar un minicrédito es muy buena idea ya que los gastos y comisiones ocasionados por un descubierto bancario son muy altos.

Pagar multas: Si te ponen una multa y no tienes dinero para pagarla en ese momento, un minicrédito te ayudará a hacer frente a este gasto evitando así sobrecostes por tardar demasiado en pagarla o incluso un ahorro por pagarla pronto.

Gastos del hogar: Con un minicrédito puedes cubrir los gastos provocados por pequeñas averías en tu vivienda. Por ejemplo el arreglo de un electrodoméstico o la avería del coche, son el tipo de gastos para los que un minicrédito funcionaría perfectamente.

Disponer de dinero extra para determinadas épocas: Hay momentos durante el año que necesitas tener algo más de dinero en tu cuenta para hacer frente a tus gastos y compras. Uno de esos momentos es precisamente la Navidad, que ya tenemos casi aquí encima.

En ProAhorro.com tienes un completo comparador de minicréditos. A través de él puedes conocer todos los requisitos para contratar un minicrédito que son necesarios y si tienes alguna duda puedes utilizar el chat en directo que ponemos a tu disposición.

Desde ProAhorro te aconsejamos que seas cauto a la hora de solicitar un minicrédito.

Los minicréditos son unos excelentes productos de financiación para cubrir pequeños gastos imprevistos ocasionalmente pero tienen sus riesgos y peligros.

Es fácil acostumbrarse realizar tus pagos usando solo minicréditos, por lo sencillo que es cumplir los requisitos para contratar un minicrédito, pero corres un gran riesgo de sobreendeudamiento si los utilizas sin cuidado.