Estamos a punto de volver a presentar nuestras declaraciones de la Renta y de nuevo vuelven a surgirnos las dudas en torno a este impuesto que no deja indiferente a nadie: ¿está sujeta la prestación por maternidad al IRPF?, ¿qué me puedo deducir?, ¿opto por una declaración individual o conjunta?

 Lo cierto es que llegadas estas fechas nos asedian las preguntas y en ocasiones tiramos del comodín de la llamada al amigo de turno que trabaja en Hacienda o en una asesoría fiscal para ver si nos saca de dudas, ¿verdad?

En nuestro comparador de préstamos y cuentas online nos hemos propuesto ahorrarte el trámite del amigo –que suele estar cansando pues seguramente no eres el único que descuelga el teléfono con la misma monserga–. De hecho, hemos redactado un artículo sobre la declaración de la Renta donde tratamos de esclarecer las cuestiones más recurrentes. Seguro que identificas enseguida la tuya, pues todos tenemos una que nos quita el sueño.

¿Declaración individual o conjunta?

Si tienes familia seguro que te has planteado esta disyuntiva y no has sabido quizás cuál resultaba más beneficiosa. Lo cierto es que te podrás decantar libremente por una o por otra a lo largo de tu vida pues las circunstancias cambian y lo que hoy es ventajoso, quizás mañana no resulte tanto.

Vamos a ver pormenorizadamente estos supuestos:

  • Declaración individual: Hablamos de un tipo de declaración que resulta la más adecuada en el caso de que ambos miembros perciban ingresos.
  • Declaración conjunta: Suele ser la más beneficiosa cuando uno de los miembros no trabaja u obtiene rentas muy bajas por ello. Lo cierto es que esta opción brinda unas interesantes reducciones fiscales. De esta manera, si la unidad familiar está formada por dos cónyuges, Hacienda resta directamente a la base imponible 3.400 € y si se trata de una unidad monoparental (padre más hijo), la reducción es de 2.150 €.  Eso sí, ten presente que ambos sujetos quedarán sometidos al impuesto conjunta y solidariamente, así que en caso de que hubiese una deuda tributaria, Hacienda podrá reclamar su pago a cualquiera de ellos.

¿Qué me puedo deducir?

Ciertas regiones contemplan más deducciones que otras. Así, Castilla y León dispone del mayor catálogo de posibles desgravaciones visto hasta la fecha. En el lado contrario hallamos a Extremadura cuyo repertorio de deducciones es el más justito de toda España.

En concreto, los residentes en la región castellano leonesa pueden beneficiarse de hasta 416 euros de media en deducciones. Tampoco anda mal Madrid que la sigue con 347 euros y Asturias, con 313 euros

Por su parte, –y como explicábamos– Extremadura es la menos generosa, puesto que ofrece unos exiguos 69 euros, y Aragón 98. Por lo tanto, a los ciudadanos de estas regiones les sobran razones para poner los pies en polvorosa hacia otras zonas de España.

No obstante, las deducciones de naturaleza autonómica son objeto de críticas pues se las acusa de enmarañar la legislación tributaria con un propósito meramente político. 

Otra cuestión es que estemos de acuerdo con ellas o no como el caso de Cataluña o la Comunidad Valenciana donde se premia fiscalmente a los contribuyentes que donen dinero a entidades que fomentan el uso de la lengua catalana. 

En definitiva, permaneced atentos a las bonificaciones más comunes, pero también las más curiosas que, a continuación, desglosamos: 

  • Deducción por compra de libros (presente en muchas comunidades como Asturias, Extremadura, Baleares o Valencia).
  • La deducción por tener contratada a una persona para el desempeño de las tareas domésticas (únicamente aplicable en Andalucía).
  • También existen las bonificaciones para los contribuyentes que invierten en empresas, una medida que inició Cataluña y cuyo ejemplo han imitado Madrid y Galicia.
  • Y los hijos, por supuesto, que siempre deducen. Madrid, por cierto, estrena este año una bonificación para aquellos contribuyentes que tengan un hijo pues tendrán derecho a una deducción de 600 euros anuales durante tres ejercicios.
  • Si resulta que contribuimos económicamente con alguna ONG, enhorabuena porque el gesto altruista se gana una deducción.

¿Y cuál es el calendario de la declaración de la Renta?

Pues Hacienda ya tiene todo listo y preparado. De hecho, desde el pasado 15 de marzo ya se puede descargar la aplicación, pero el pistoletazo de salida para la nueva campaña está previsto para el día 4 de abril y se prolongará hasta el 2 de julio. 

Además, este año se consolida el Plan Le llamamos, que durante la campaña anterior se probó con gran fortuna. De esta manera, el contribuyente puede solicitar cita por teléfono a partir del 4 de abril para que la Agencia Tributaria le llame para confeccionar su declaración (y, en su caso, la de su cónyuge). Los teléfonos para ello son los siguientes: 901 12 12 24 - 91 535 73 26 (servicio automático) o 901 22 33 44 - 91 553 00 71 (atención personal).

Sin duda alguna con las incorporaciones de la App y el servicio telefónico cada día resulta más fácil estar al corriente de nuestros pagos con el fisco, ¿no te parece?

¡Y no olvides declarar las ventas que has hecho de forma online!

Recuerda que el ministro de Hacienda recalcó hace unos meses que las ventas realizadas entre particulares de objetos de segunda mano también deben declararse. En concreto, si has vendido en plataformas online como Wallapop, ebay, milanuncios, Vibbo, Amazon, Chicfy o la plataforma de Facebook marketplace hazlo constar, sobre todo si has dejado un rastro evidente de las ventas.

Que no se nos olvide reseñar que si nuestras rentas anuales no superan los 14.000 euros estamos exentos de pagar el IRPF, anteriormente este tope se situaba en los 12.000.

Quizás hayamos dejado clara alguna duda y otras todavía resistirán en tu mente. En ese caso, ya sabes, la cita con Hacienda o llamada al amigo de turno. Nosotros hicimos todo lo que pudimos, que ya es bastante.