Según los últimos datos publicados por el Banco de España y la percepción entre la población, se muestra una pequeña recuperación en la actividad crediticia a hogares y pequeñas y medianas empresas. Por un lado, ahora empieza a verse una mayor predisposición a la concesión de préstamos más favorable con menor incertidumbre debido a las acciones de re-capitalización que se han llevado a cabo esto últimos años.

Especialmente importante ha sido la iniciativa del Banco Central de España de inyectar más liquidez a un coste del 0,25% para promover que se concedan más préstamos y así dar un impulso a la economía.

Los resultados no se han hecho esperar y durante el primer trimestre del año ha aumentado la demanda por parte de los hogares y existe mayor relajación en las entidades financieras en cuanto a la aprobación de créditos. Esto se traduce indudablemente en el aumento de la concesión respecto a este tiempo atrás con una cifra que supera los más de 5.000 millones de euros en nuevas operaciones, en total un 23% más que el mismo periodo del año anterior.

Si nos trasladamos a los créditos hipotecarios, el importe también ha aumentado pero aún su evolución sigue siendo más paulatina. En cualquier caso, la apertura de las entidades financieras al crédito es mayor y parece haber un cambio de tendencia.

Las PYMES son las que más se están dinamizando ya que los créditos de aprobación de créditos son más flexibles y se espera que sigan en este línea hasta finales de año. En cifras, ha supuesto 45.599 millones de euros el importe concedido, en cambio, a las grandes empresas no parece haber aún síntomas de recuperación y apertura. Esto es consecuencia fundamentalmente del despalancamiento de empresas promotoras y constructoras.

Debemos ser optimistas aunque pese a esta reactivación todavía no se puede detener la caída del saldo vivo del total de crédito, es decir, el volumen de amortizaciones en el crédito hipotecario aún es más alto que el de nuevas concesiones.

Desde ProAhorro creemos que la recuperación de la concesión de préstamos se irá consolidando en los próximos meses y será en 2015 cuando se empiece a ver una estabilización en el saldo total de crédito.