Cómo salir de Asnef es una pregunta bastante recurrente. No te preocupes, pues no eres el primero ni el último cuyas necesidades financieras se ven coartadas por este pequeño contratiempo. Así, aunque muchas de las empresas de crédito con las que trabajamos en nuestro comparador no tienen en cuenta este detalle a la hora de conceder sus préstamos, es cierto que otras sí que lo valoran y pueden llegar a descartarnos como candidatos a un crédito por esta contrariedad que figura en nuestro historial.

Por lo tanto, es posible que harto ya de esta situación estés meditando cómo abandonar definitivamente esta base de datos tan perjudicial para tus intereses pero sin que ello implique pagar la deuda. Un peaje que quizás consideres injusto. En este artículo nos hemos propuesto explicarte cómo salir del Asnef y también del RAI de una manera rápida. 

En primer lugar, vamos a explicarte qué es el Asnef y qué cometido tiene.

¿Qué es el Asnef?

La base de datos de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (Asnef) es el registro de morosos más grande de España que habitualmente consultan las entidades financieras para asegurarse de no correr ningún riesgo financiero o minimizarlos.

De esta manera, prevén futuros impagos y trabajan con mayor seguridad a la hora de conceder sus préstamos.

En estos informes se hace constar los siguientes datos:

  • El nombre de la entidad, empresa o personas exactas que nos han incluido en este registro.
  • El teléfono de contacto de estas empresas.
  • Razón por la que se nos ha incluido en el fichero.
  • La cuantía de la deuda.
  • Fecha de la inclusión.

Lo cierto es que podemos acabar engrosando esta lista por simples discrepancias con facturas de la luz, el agua o el operador de telefonía cuyas facturas de teléfono hemos dejado sin abonar por alguna razón esté justificada o no.

En cualquier caso, has de saber que cualquier deuda o impago que figure en esta base de datos caduca a los 6 años. Por lo tanto, pasado este tiempo de manera instantánea debería desaparecer esta anotación. También es posible que nuestros datos hayan acabado en este banco de deudores tras una suplantación de personalidad o por algún dato erróneo. En estos casos, hay que informar a Asnef para que borren nuestro nombre tras haber realizado la denuncia correspondiente.

¿Cómo salir de Asnef para pedir préstamo?

Has de saber que Equifax Ibérica, que es la responsable de la gestión de esta base de datos, debe notificarte tu inclusión en el fichero. Sin embargo, es posible que no lo haya hecho. En estas situaciones, conviene recordar que la Ley Orgánica 15/1999 nos concede la posibilidad de ejercer nuestro derecho de oposición. Dicha gestión la podremos realizar con el asesoramiento legal de un abogado. No obstante, nada nos garantiza que el proceso resulte fácil y rápido. Todo lo contrario. En estas ocasiones, se suele solicitar también una indemnización por los posibles daños y perjuicios causados por esta inclusión. Aunque, eso sí, hemos de demostrar este perjuicio. 


En cualquier caso, antes de llegar a la vía judicial, existen otras maneras de tratar de salir de Asnef. Vamos a verlo detenidamente:

En primer lugar, podemos dirigirnos a las oficinas de este registro de morosos donde nos informarán con respecto a nuestras deudas y créditos. Posteriormente nos podemos poner en contacto con la empresa o con las personas con quien tengamos esta deuda a fin de llegar a un acuerdo.


Sin embargo, es posible que decidas pagar, pero que aún así tu nombre siga constando en el archivo de morosos. En este caso, debes seguir el siguiente procedimiento:


  • Solicita la cancelación de las listas en las que aparezcas.
  • Es muy probable que te soliciten copia del justificante del pago o una carta acreditativa de la entidad en la que se te informe de que es estás al corriente de pago.
  • Debes remitir estos justificantes de pago. Si todo está en orden, te mandarán el  informe oficial confirmándote que se han eliminado los datos.


Recuerda que suelen tardar un máximo de 30 días para eliminarte de esos listados. Si no es así, puedes exigir los conocidos como derechos ARCO: Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición.

¿Cómo salir del RAI sin pagar?

El Registro de Actuaciones Impagadas (RAI) es otro de los registros más polémicos. En ella se reflejan deudas superiores a 300,51€. Por lo tanto, hay una diferencia sustancial con respecto al Asnef donde es habitual ver pequeños importes por deudas que hemos contraído con la compañía telefónica o el gas, por citar unos ejemplos.

​Por su parte, en el RAI abundan pagarés bancarios, pagarés de cuenta corriente, cheques, letras aceptadas, entre otros. Al igual que en el Asnef, tras 6 años prescribe.​


En definitiva, no pierdas de vista tus derechos y no permitas que una deuda injusta perjudique a tus intereses, pues es posible que no puedas solicitar un crédito por el simple hecho de que tu nombre conste en uno de estos ficheros.