En los tiempos que corren 

Quedarse con la cuenta en negativo es más común de lo que nos pensamos, por ello es probable que nos tengamos que enfrentar a situaciones difíciles como la de recibir una factura a la que no podemos hacer frente. Para ello, lo primero que se debe hacer es acudir a nuestra entidad bancaria y les convenzamos para que acepten el pago de dicho recibo aunque después haya que devolverlo con algunos intereses. Sin embargo, esta situación depende del empleado en cuestión, nuestro historial bancario y las directrices que reciba dicha sucursal de los altos directivos por lo que para las situaciones en las que recibamos una respuesta negativa deberemos devolver todos los recibos y automáticamente al tener algún ingreso bancario se descontará con algunos intereses.




No obstante, el “descubierto” en una cuenta bancaria es una de las operaciones que más intereses genera por lo que prueba a anticiparte sobre las facturas que van a llegar para tener un control más estricto de gastos e ingresos mensual y poder pagarlo o bien, solicita un préstamo rápido para evitar la situación de insolvencia en la cuenta bancaria. Aunque también tendremos que pagar comisiones por esta acción, el interés probablemente sea menos que el del descubierto además de que tendrás el dinero en apenas unas horas disponibles para hacer frente al pago.

De esta forma, la entidad no percibirá que tienes problemas de liquidez y con el préstamo rápido obtendrás el dinero sin hacerte preguntas ni largos papeleos para dicho procedimiento.

Desde ProAhorro, por lo tanto te invitamos a que consultes en nuestro comparador de préstamos, entre todas aquellas empresas disponibles para que elijas siempre la que mejores condiciones ofrezca según tus necesidades; o bien, consulta con nuestros expertos financieros y te asesorarán sobre el producto financiero que más te conviene en función de tu situación e importe requerido.