A los afortunados que gozan de nómina, seguro que la paga extra les ha dejado encantados y con cara de que ‘la vida es maravillosa’. Sin embargo, no hay salario extra que más rápido se esfume que la extra de verano. ¿Y sabes por qué se desintegra tan pronto ese montante en tu cuenta corriente? Pues te explicamos las claves de esa rapidez en este mismo artículo, así podrás vencer a tu enemigo y saber de qué peligros tienes que defender tu capital.

No en vano, según un estudio de Psychology Today, las personas solemos hacer gala de un estupendo humor y optimismo en verano que redunda en mayores salidas y días de fiesta y compras que, por supuesto, debemos abonar.

Además, es un clásico que los gastos de los viajes se paguen con cargo a la paga extra. En este sentido, muchos verían muy difícil programar sus vacaciones sin esta paga en su cuenta. Por lo tanto, parece que la paga extra en numerosas ocasiones parece que ha ‘nacido’ para ser gastada de manera inmediata sin que apenas podamos regodearnos en sus ceros.

En suma, tu alegría lastra tus finanzas y te conduce a gastar tu patrimonio con rapidez, pero hay maneras de mantener a raya el gasto sin perder un àpice de tu buen humor.

Toma nota de todas ellas para que el dinero de la paga extra te cunda mucho más, pues quizás seas de esos a los que la paga extra les dura bien poco. Te enseñamos trucos para estirarla o, al menos, intentarlo.

Consejos para ahorrar parte de la paga extra de verano

  • En cuanto recibas el ingreso en tu nómina, reserva sin demora una parte de tu paga en una segunda cuenta de ahorro. Así, la preservarás del gasto y conseguirás un pequeño capital,
  • Piensa en el futuro y fija una meta lejana en el tiempo como las vacaciones del año siguiente. Esa es la mejor manera de evitar dilapidar ese dinero a la primera de cambio.
  • Disfruta del ocio gratuito. No creas que la diversión va siempre de la mano del dinero. Muchas veces una salida a la montaña, al campo o un picnic entre amigos se convierten en el mejor entretenimiento veraniego.
  • Aléjate de las compras compulsivas. Sabemos que las rebajas son un período del año que algunos acogen con alegría inusitada, pero quizás deban temerlas pues acaban acumulando prendas o trastos que son innecesarios. Así, no es raro que acabemos arrepintiéndonos. Por lo tanto, medita bien tus compras y acude con una lista que no admita imprevistos.
  • También es cierto que parte de nuestra paga extra de manera inevitable se va para pagar el aire acondicionado del verano. En ese caso, y para atajar ese gasto, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre cómo ahorrar en su uso. En este sentido, hay estudios que consideran que una familia puede ahorrar hasta 2.300 euros anuales si conduce bien, compra barato -pero sin renunciar a la calidad- y no derroche energía. ¿El secreto? El sentido común.
  • Cocina en casa y prepara las cenas con amigos en tu hogar. De esta manera conseguirás abaratar tu factura de salidas a restaurantes y seguramente consigas multiplicar la diversión en una atmósfera entrañable y rodeado de los mejores amigos. Ya verás que la diversión no cesa e incluso es mejor.
  • Elige los destinos menos populares, pero no por ello con menos magia y encanto. No en vano, éstos suelen ser más baratos y, como decíamos, no exentos de magia.
  • Internet es tu aliada ya sea para programar viajes o encontrar buenas ofertas y compras.
  • Si puedes, difiere parte de tus gastos más importantes con la ayuda de la tarjeta de crédito.
  • Evita los pagos anuales en verano. Hablamos, por ejemplo, de los seguros de coches. Si es imposible, trata de fraccionarlos.
  • También puedes recurrir a préstamos online y urgentes para salir al paso de estos gastos veraniegos.
  • Ajústate al presupuesto, quizás al principio te cueste pero luego verás que es más sencillo de lo que en principio parecía. Todo es cuestión de acostumbrarse a ello. Así, ahorrar es una pericia que cuesta dominar, pero que con la práctica acabarás dominando e incorporando en tu día a día.
  • Los chollos son un hallazgo genial cuando realmente es algo que necesitamos. Sin embargo, muchos acabamos sucumbiendo a ellos aunque no necesitemos ese objeto tan solo por lo atractivo de su precio.

El 23% de los españoles dedica la paga extra a irse de vacaciones

Asimismo, parece que entre los españoles cala más el mensaje de dedicar esa paga extra a sufragar las vacaciones e incluso un 11% reconoce gastar hasta el último céntimo en su asueto, según un estudio realizado por el portal de empleo Monster

Por su parte, únicamente un 12% decide ahorrar parte de ese dinero. El estudio citado también revela que en España un 50% de los trabajadores no obtiene paga extra alguna. Por lo tanto, es un derecho laboral que no todos perciben. 

Conclusión

Por supuesto, si resulta que no tienes la habilidad de ahorrar parte de tu paga extra de verano, no olvides que en nuestro comparador de préstamos online tenemos un abundante catálogo de créditos online que podrás solicitar de manera rápida y sin que te formulemos preguntas. Tú decides cómo, cuánto y en qué gastar ese préstamo con total libertad.

De modo que si tienes el verano sin un viaje, aunque sea módico, en tu agenda, te invitamos a que curiosees en nuestro comparador donde podrás enterarte de ofertas y elegir las condiciones más aptas para ti.