Se denomina acción con prima a la que se suscribe por un precio superior al nominal.  

De esta manera, en una emisión de acciones con prima debemos tener presente que cuanto menor sea el precio de emisión, mayor será el valor de los derechos de suscripción, y, por lo tanto, resultará más fácil vender las nuevas acciones. Pero, como contrapartida, la empresa obtendrá menos recursos financieros.  

En cambio, en el caso de primas altas, el volumen de recursos financieros que la empresa obtiene con un número de acciones será mayor.

¿Qué se pretende con la acción con prima?

La acción con prima suele emplearse en las ampliaciones de capital y su propósito es obtener una financiación extraordinaria para la sociedad e igualar la posición del nuevo accionista con la del accionista anterior. De esta manera se evita que la acción pierda valor debido a la ampliación de capital.

Por lo tanto, su objetivo primordial es proteger a los accionistas antiguos frente a los nuevos que se van a incorporar. Así, se quiere recompensar a los primeros con esta herramienta financiera dado que ellos fueron los fundadores y los que han llevado a cabo las inversiones más importantes, además de crear una cartera de clientes, han establecido relaciones con proveedores, creado una reputación ante los clientes, entre otras cuestiones.

¿Cómo se calcula la prima de emisión?

Su cálculo es bastante sencillo. Así, la prima de emisión (PE) de una acción es equivalente al valor de emisión (VE) de cada acción menos (-) el valor nominal (VN) de las acciones iniciales.

Lo podríamos expresar de la siguiente manera: PE =VE –VN.