A grandes rasgos, te podemos ir contando que las cédulas hipotecarias suponen una interesante herramienta que emplean los bancos para obtener financiación. En concreto, hablamos de valores de renta fija que cuentan con el respaldo de la cartera de préstamos hipotecarios que tiene la entidad. 

Estos títulos, además, pueden ser nominativos, a la orden o al portador. Has de saber que se emiten con diversos plazos, además de estar sujetos a distintos tipos de interés y condiciones. Dicho todo esto, vamos a ver si profundizamos un poco más en el tema. Así, en primer lugar explicaremos qué tipo de organismos pueden emitir cédulas hipotecarias.

¿Qué organismos pueden emitir cédulas hipotecarias?

Lo cierto es que únicamente pueden hacerlo las entidades que estén reguladas y supervisadas por el Banco de España:

  • Las entidades oficiales de crédito.
  • Las cajas de ahorro.
  • Los bancos privados.
  • Las sociedades de crédito hipotecario y las entidades cooperativas de crédito.

¿Cómo se emiten? 

Para ello se suma el valor de todas las hipotecas concedidas que cumplan una serie de características y se las agrupa, se dividen en participaciones y se las vende a los clientes, como si fueran acciones u obligaciones.

De hecho, los inmuebles hipotecados por los préstamos hipotecarios actúan como garantía de las cédulas hipotecarias.

¿Hay una ley que las regula?

Este instrumento financiero está regulado por la ley. Por lo tanto, ha de ceñirse a lo que dispone la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de Regulación del Mercado Hipotecario, desarrollada por el Real Decreto 685/1982, además de tener presente las modificaciones introducidas por el Real Decreto 1289/1991.

La Ley Concursal 22/2003 también ha añadido cambios. En cualquier caso, podemos acudir a estos cuerpos legales para estudiar cualquier aspecto referido a las cédulas hipotecarias.

También debemos tener presente que la Ley Hipotecaria prohíbe a las entidades emitir cédulas por más del 80% del valor de la cartera hipotecaria.