Coste es el valor determinado de un bien o servicio, que se mide en la cantidad de recursos que cuesta generar dicho elemento. De esta forma, el coste económico de un objeto determinado, llevará implícito el coste humano, el tiempo dedicado a crear y desarrollar dicho objeto, el coste económico, la cantidad de dinero invertida en el objeto para obtener el resultado final, así como otro tipo de costes asociados a su creación o producción, como pueden ser los costes fiscales debido a impuestos, los costes medioambientales…

Debemos diferenciar coste de conceptos como gastos, inversión o valor. El gasto es la cantidad empleada por un sujeto, físico o jurídico, para obtener ciertos bienes. La inversión es la cantidad de tiempo o dinero empleada en generar un recurso. Y por último, el valor, es la cantidad económica que el mercado está dispuesta a ofrecer por un determinado bien o servicio, independientemente de su coste.

Los costes se clasifican según su naturaleza en: materias primas y otros aprovisionamientos, servicios exteriores, mano de obra directa y/o indirecta, amortizaciones, financieros, costes de oportunidad y costes indirectos de fabricación y prestación. Por otro lado encontramos los costes según sean explícitos o implícitos. El coste explícito es aquel que podemos expresar con términos económicos, mientras que el coste implícito es aquel que no se expresa mediante una cantidad de dinero determinada. Tenemos también los costes directos e indirectos. Y por último, clasificamos los costes según sean fijos o variables.