La depreciación es la disminución del valor o el precio de algo. Si analizamos su origen etimológico, depreciación proviene del latín del verbo “depretiare” que está forma por el prefijo –de que significa alejamiento y “pretium” que significa precio por lo que en términos financieros hablamos casi siempre de la depreciación de un producto o de una moneda.

Por lo tanto, la depreciación es el proceso de reconocer la porción usada de un activo tangible en un periodo de tiempo y calcular su valor dentro de su vida útil.

Esta pérdida de valor o disminución del precio se puede deber principalmente a estos factores:

  • El paso del tiempo, por ejemplo en el caso de los coches se ve muy claro ya que se suele decir que nada más sacar un coche del concesionario, aunque sea nuevo, ya pierde valor, es decir, su depreciación ha avanzado.
  • La economía también influye fuertemente ya que por ejemplo una moneda se deprecia cuando se incrementa la demanda de una divisa extranjera o disminuye la demanda de na moneda local.

Ahora bien, ¿cuántos métodos de depreciación existen?
Método del fondo de amortización: Se consideran los intereses que fana el fondo de reserva por lo que el incremento anual estará dado por la suma del cargo anual por depreciación más los intereses ganados en el período establecido.

  • Método de línea recta. Cosiste en que el activo se desgasta igual que durante un período contable. Su nombre proviene de que su valor se reduce linealmente en el tiempo. Para determinarla se multiplica el coste inicial menos el valor de salvamento estimado por la tasa de depreciación equivalente al dividir el periodo de recuperación.
  • Método de la suma de los dígitos de los años. Consiste la rebaja del valor de desecho del costo activo. El resultado se multiplica por una fracción cuyo numerados representa el número de los años de vida útil de dicho activo y el denominados es el total de los dígitos para el número de años de vida del activo.
  • Método de las unidades producidas. Se basa en el número total de unidades que se usarán o bien, que se podrán producir por el activo, el número de horas que trabajará o el número de kilómetros que recorrerá.
  • Método del doble saldo decreciente, que podría definirse como un doble método de línea recta en el que el cargo de depreciación se determinan multiplicando el valor al principio de cada año por ejemplo por un porcentaje uniforme en forma decimal equivalente.

Las compañías recuperar sus inversiones de capital en activos tangibles como pueden ser ordenador, equipos tecnológicos, vehículos, inmuebles, maquinaria… mediante la depreciación por este este término es tan importante en la economía financiera. Este proceso para depreciar un activo explica la verdadera pérdida del valor del mismo debido a los factores que hemos nombrado anteriormente y son por lo tanto imprescindibles en cualquier estudio de evaluación económica.