Es una organización o institución creada con el fin de obtener beneficios con el desarrollo de cierta actividad, bien sea gracias a la venta de bienes o servicios. Una empresa surge con la idea de satisfacer una demanda que presenta el mercado independientemente del ámbito en el que se produzca.

Podemos clasificar una empresa según una gran variedad de características. Según las relaciones que mantiene con los clientes pueden ser: Empresas aisladas o de lazo cerrado, son empresas independientes, o Empresas abiertas o de lazo abierto, donde existe una relación con otras empresas. Según el sector pueden ser: Empresas del sector primario, Empresas del sector secundario, Empresas del sector terciario y Empresas del sector cuaternario. Esta misma clasificación puede dar lugar a Empresas industriales, Empresas comerciales o Empresas del sector servicios.

Según la forma jurídica en su creación, pueden ser divididas en: Empresas individuales, son aquellas que sólo pertenecen a una persona, Empresas societarias o sociedades, están constituidas por varias personas y a su vez se dividen en: sociedad anónima, sociedad colectiva, sociedad comanditaria, sociedad de responsabilidad limitada y sociedad por acciones simplificada. En último lugar encontramos las cooperativas

La última clasificación importante que realizamos se produce debido a su tamaño y es muy útil para proporcionarnos una primera impresión acerca de la empresa. En este caso pueden ser Microempresas, con menos de diez trabajadores, Pequeña empresa, con entre diez y cuarenta y nueve trabajadores, Mediana empresa, con entre cincuenta y doscientos cincuenta trabajadores, y Gran empresa, con más de doscientos cincuenta trabajadores.