Es una cantidad obtenida mediante una transacción. Las ganancias suelen estar, generalmente, relacionadas con la cantidad económica que los sujetos de la transacción obtienen debido a objeto de la misma. A pesar de esto, existen algunas ocasiones en las que las ganancias no se relacionan con temas económicos y si con otro tipo de conceptos.

Para calcular las ganancias, debemos tener en cuenta además de los ingresos debidos a dicha operación, los gastos efectuados para la consecución de la misma. Por ello, ganancia no hace referencia solamente a los ingresos obtenidos, si no al valor neto obtenido una vez finaliza el acuerdo y se descuentan los gastos.

El concepto contrario, es decir, si mediante una o varias operaciones en lugar de ver incrementado el valor patrimonial, se ve disminuido, se conoce como pérdidas. En el caso de que se produzcan pérdidas, esto también se conoce como destrucción de riqueza.

De la misma manera que existen multitud de formas de obtener ganancias y multitud de formas de reconocerlas, los beneficios o ganancias pueden ser de distintos tipos: normales, supernormales, subnormales, económicos, publicitarios o debido a otros conceptos.

En el sistema capitalista actual, y bajo una economía de libre mercado con el modelo liberal como ejemplo de desarrollo, la teoría indica que a mayor inversión en operaciones de producción de bienes, mayor será el beneficio, o las ganancias, obtenido para el inversor. Existen en cambio, otras teorías, que afirman que el modelo productivo de crecimiento indefinido no es sostenible, y por tanto, no es posible llevarlo a cabo dentro de nuestro entorno