El IVA, también conocido como Impuesto sobre el Valor Agregado o Añadido, es un aumento en forma de porcentaje que se hace sobre el precio de un producto comprado o servicio recibido. Este impuesto que pagan todos los ciudadanos sirve como recurso para el estado de cada país. Es usado en toda Europa y en otros muchos países fuera de ella.

Podemos diferenciar dos tipos de IVA, el soportado y el repercutido:

  • IVA Soportado: es el impuesto que todos pagamos cuando compramos algo. Nunca podremos comprar un artículo sin el IVA, ya que este ya está incluido y nosotros tenemos que ''soportarlo'' al pagarlo.
  • IVA Repercutido: o IVA Devengado, es el impuesto que se aplica cuando se presta un servicio. En esta ocasión, cuando el autónomo realiza sus facturas por haber realizado un servicio, en esta misma se retiene el IVA que al final tendrá que pagar el consumidor final. Sin embargo, este IVA no pertenece a la persona que creó la factura o prestó el servicio, ya que los autónomos deben pagar de vuelta el Impuesto sobre el Valor Añadido a Hacienda trimestralmente.

El IVA es un atributo algo que forma parte del día a día de cada ciudadano, también llamados contribuyentes como habrás podido comprobar. Podemos ver el IVA presentado tanto en el ticket de nuestra compra, como en la factura de un restaurante, o como ya hemos dicho, en la factura de un servicio que nos haría cualquier autónomo.

En España, podemos encontrar este impuesto estipulado en 3 porcentajes diferentes:

- El 21% es la cantidad de tipo general que se aplica a cualquier producto o servicio sin ninguna reducción. Esto se aplicaría en la ropa o zapatos, coches, ordenadores, servicio de peluquería, tickets del cine, bebidas alcohólicas, tabaco...

- El 10% es el tipo reducido, aplicado en el agua para el consumo, productos sanitarios, venta de propiedades o productos para el campo.

- El IVA superreducido, reflejado en un 4%, podemos encontrarlo en productos y servicios de primera necesidad, como pueden ser la leche, alimentos básicos como el pan, o medicamentos.

Cada país es diferente, por lo que dependiendo de donde vivas el impuesto sobre el valor agregado será diferente. Por ejemplo, en México es de un 16% y en Dinamarca un 25%.

Si eres autónomo y tienes más dudas sobre el IVA o cómo se aplica a tus facturas, te recomendamos visitar la página web de Agencia Tributaria, donde creemos que te resolverán todas tus dudas siempre que seas residente o trabajador en España.