El significado de TAE es el de Tasa Anual Equivalente o también Tasa Anual Efectiva. Es un tipo de interés que incluye en su resultado el Tipo de Interés Nominal (TIN), las comisiones y el plazo de tiempo de la operación a la que se refiera.

 

EL TAE es utilizado en productos de ahorro, como por ejemplo depósitos a plazo fijo y cuentas de ahorro. Y también en productos de financiación como hipotecas o préstamos personales.

 

El objetivo de la TAE es facilitarnos la comparación de los productos financieros, que, de otra forma, nos llevaría a confusión.

 

Para que podamos comparar distintos productos financieros, la TAE incluye los tipos de interés, el plazo de la operación y las comisiones.

 

Es importante señalar que la TAE, indica la rentabilidad del producto y los intereses que paga o que debemos pagar, en caso de que el plazo de tiempo sea un año.

 

Un punto a tener en cuenta referido a productos de financiación como hipotecas y créditos con un tipo de interés variable, la TAE se calcula suponiendo que el tipo se mantiene fijo.

 

Cuando ocurre esto, se utiliza la expresión “TAE Variable”, y el banco debe indicar que este TAE solo tiene efectos informativos y que variará a lo largo de la vida del préstamo o hipoteca.