RAI son las siglas de Registro de Aceptaciones Impagadas. Un fichero de morosos que contiene los datos de las personas o empresas que han incumplido en algún momento sus obligaciones dinerarias.

El objetivo de RAI es ayudar a mantener un sistema financiero sano y mejorar el tráfico mercantil, poniendo a disposición de los prestatarios este registro de morosos, con información detallada de las personas o empresas que tienen incumplimientos de pagos ya así evitar concederles más préstamos o créditos.

En concreto, el fichero RAI contiene la información de impagos de personas jurídicas con deudas igual o superiores a 300 euros, y en los que existan documentos firmados por el deudor reconociendo la deuda.

Esta información es aportada por entidades financieras como bancos, cajas de ahorro, cajas rurales y cooperativas de crédito. 

Una persona jurídica puede estar en el fichero de morosos RAI durante un máximo de 60 meses, es decir, 5 años.

A través del RAI se aporta esta información tanto a los acreedores, para que conozcan su situación y procedan en la medida en la que puedan a eliminar sus deuda, y a las empresas cuya actividad sea proporcionar informes de solvencia.

La información a la que se puede acceder es el importe total de la deuda impagada por el acreedor y el número de cuotas impagadas por el mismo. La consulta se realiza con el CIF del deudor.