Seguridad es un término relativo y abstracto. Si atendemos a su definición según la Real Academia Española encontramos que es: 

  1. f. Cualidad de seguro.
  2. f. Servicio encargado de la seguridad de una persona, de una empresa, de un edificio, etc. Llama a seguridad.
  3. f. desus. Fianza u obligación de indemnidad a favor de alguien.

Es por ello que el término seguridad es muy amplio y podemos recoger varias acepciones cuando nos referimos a ella en términos económicos siempre vinculados a estas características indicadas por la academia.

Para la mayoría de los ciudadanos la seguridad económica consiste en tener la certeza de poder disponer de una cantidad de dinero, según las diferentes necesidades de cada grupo social, para poder hacer frente a gastos inesperados.

La seguridad económica, para los agentes que se encargan del depósito y gestión de activos económicos, consiste en disponer de los medios necesarios para que no exista ningún problema en la gestión de dichos activos. La seguridad económica está vinculada en esta ocasión a la imagen de protección que una determinada empresa ofrece a los clientes con sus depósitos o ahorros.

Tratando de unificar definiciones y conceptos podemos decir que la seguridad económica consiste en todos aquellos modelos o herramientas que permiten regular, proteger, fomentar, administrar, controlar, planificar, sancionar y ejecutar para alcanzar el control de los diferentes agentes sobre sus derivados económicos, ya sean Estados, ciudadanos o empresas privadas.