Una sociedad es una agrupación de personas, físicas o jurídicas, que se unen, mediante la aportación de bienes o capital, para conseguir un objetivo común. La forma de esta asociación, la participación de cada uno de los agentes y el capital, en forma monetaria o en forma de bien, con el que cada uno de ellos participa de la empresa, quedan reflejados en los estatutos de la sociedad que son redactados con la creación de la misma.

Además de todos estos datos, los estatutos deben recoger el objeto de la creación de dicha sociedad, el objetivo, la duración y la razón social entre otros datos necesarios para el funcionamiento de la misma.

Existen dos tipos diferentes de sociedades según sean sus objetivos puramente mercantiles u otros diferentes. De esta forma, la Sociedad civil tendría objetivos que no serían puramente mercantiles, como pueden ser las diferentes ONG´s que operan en el ámbito nacional e internacional. Y por otro lado estarían las empresas, cuyo objetivo principal es el beneficio económico por la prestación de servicios o la venta de bienes producidos.

En España las sociedades mercantiles en España pueden ser de dos tipos: Sociedades mercantiles generales y Sociedades mercantiles especiales. Dentro de las Sociedades mercantiles generales encontramos: Sociedad colectiva, Sociedad de responsabilidad limitada, Sociedad limitada de formación sucesiva, Sociedad limitada nueva empresa, Sociedad anónima, Sociedad comanditaria, Sociedad comanditaria simple y Sociedad comanditaria por acciones. Y dentro de las Sociedades mercantiles especiales, los ejemplos más conocidos son: Sociedad laboral, Sociedad cooperativa, Agrupación de interés económico y Sociedad de inversión mobiliaria.