La subasta a tipo variable es el procedimiento de subasta en el que las entidades de contrapartida pujan no solo por el volumen de liquidez que desean conseguir del banco central sino también por el tipo de interés al que desean participar.

En este tipo de subastas, se ordenará las pujas de mayor o menor tipo de interés. Asimismo, las pujas se irán adjudicando por orden hasta completar este proceso. 

En este tipo de subastas se puede optar por una de las dos siguientes:

  • Subasta holandesa. Es de tipo único y ello significa que todas las pujas se adjudican a la cotización marginal.
  • Subasta americana. De tipos múltiples, en el que cada puja aceptada se adjudica a la cotización solicitada por la entidad.

El sistema de subasta se anuncia cuando se publican las condiciones de ésta. Es posible, además, que se fijen límites para evitar pujas desproporcionadas.

Este tipo de subastas se caracterizan, asimismo, por una mayor influencia de los bancos sobre los tipos de interés.