Quizás podríamos empezar este artículo explicando en primer lugar qué no es un título amortizable pues es probable que de esta manera se entienda mejor el concepto. Así, este último se puede definir como los títulos que no se pueden recuperar o liberar mediante su pago. De esta manera, el Estado nunca los reembolsa y únicamente está obligado al pago de un interés a perpetuidad.

En cambio, los títulos amortizables aunque se extienden a nombre de una persona determinada, ésta puede transmitir su propiedad a través de las figuras del endoso o la entrega material del título. Dicho esto vamos a explicar a continuación qué es el endoso.

¿Qué es el endoso?

El endoso permite que una persona ceda a otra el poder de hacer actos de dominio a su nombre, aunque también es posible que le transfiera la propiedad del documento.

La fórmula para ello es una firma en el reverso del documento, con excepción de las facturas automotrices donde es preciso hacerlo en la parte delantera.

Sin embargo, quizás sea necesario abordar el concepto general de bonos y títulos para clarificar un poco más el término título amortizable.

¿Qué son los bonos?

Los bonos son los instrumentos los instrumentos financieros de deuda utilizados tanto por entidades privadas como por entidades de gobierno.

En concreto, el bono es la forma en la que se emiten los títulos de deuda, ya sean de renta fija o variable. En cuanto a su órgano emisor, podemos hablar de las siguientes posibilidades:

  • Emitidos por una institución pública, como, por ejemplo, el Estado.
  • Una institución privada, como una empresa.
  • Una institución supranacional también puede estar interesada en su emisión con el ánimo de conseguir fondos de los mercados financieros.

Hablamos de títulos que se expiden normalmente a nombre del portador y cuya negociación se realiza en en un mercado o bolsa de valores.