Usuario es definido por la Real Academia Española como “Dicho de una persona: que tiene derecho de usar de una cosa ajena con cierta limitación”. En términos económicos se suelen confundir entre usuario y consumidor. Es verdad, que ambos son “usuarios” de un elemento, sin embargo, la principal diferencia reside en que el usuario no tiene por que ser la persona que se encarga de la adquisición y la compra del bien o servicio. Por tanto, desde un punto de vista de las leyes del mercado, la aproximación hacia el consumidor debe ser diferente que la aproximación al usuario. El usuario puede llegar a “persuadir” a un tercero para la adquisición de determinado bien, sin embargo, no es necesariamente él quien realiza la compra. Este es el caso de los niños con respecto a sus padres. Los niños son usuarios, pero sin embargo no son consumidores del producto ya que no tienen la posibilidad de realizar la adquisición.

Los usuarios son utilizados por las compañías para el diseño de las estrategias de marketing a seguir para conseguir poner un producto en el mercado y que se produzca un éxito en las ventas del mismo. De esta forma han ido surgiendo cada vez más especialidades científicas encargadas de realizar análisis de todo tipo de usuarios para conseguir que los productos satisfagan las necesidades del mayor número de personas.