Es la característica gracias a la cual determinamos una cualidad, bien sea de manera positiva o de forma negativa, de un elemento. En economía, esas cualidades son principalmente las referidas al beneficio y uso del bien. En general, este valor recibe su correspondiente sentido monetario y por tanto, se compara con el valor que puede tener otro elemento ya tenga unas características similares o no.

Este es el principal sentido del valor. Siempre que existe un valor podemos comparar elementos, por tanto, existe una escala de valores gracias a la cual contraponemos productos u objetos para tomar una decisión.

Es un concepto eminentemente filosófico, y la rama que se encarga de su estudio es la axiología. Existen dos corrientes, la del Idealismo y la del Materialismo. Dentro del idealismo podemos diferenciar entre el idealismo objetivo, que determina que el valor se encuentra fuera de las personas o cosas, o el idealismo subjetivo, que por el contrario insiste en que el valor se encuentra en la conciencia de las personas. El materialismo, sin embargo, determina que el valor será obtenido  mediante la capacidad que tenga cada ser humano de valorar el mundo de manera objetiva.