El volumen se asigna a diferentes tipos de cantidades dentro del sector económico. Sin embargo el concepto económico más extendido e identificado con este término se refiere al volumen de ventas o volumen de negocio. Utilizamos este término cuando nos referimos a los ingresos percibidos por parte de una empresa gracias a la actividad de la misma

Los ingresos son contabilizados cuando se realizan independientemente del flujo monetario, es decir, no se tiene en cuenta el momento de realización del pago del mismo. Además, el volumen de ventas o de negocio se ve aumentado a medida que crece la actividad por parte de la empresa y no cuando se producen aportaciones dinerarias por parte de los socios. El volumen de negocio o de ventas es un factor muy importante cuando una empresa quiere mostrar su potencial y su solvencia frente a posibles clientes o acreedores.

El volumen de negocio o de ventas se calcula multiplicando el número de unidades vendidas por el precio establecido de venta por unidad. Así, obtenemos los ingresos totales que se han producido gracias a la venta de todos los bienes producidos o los servicios ofrecidos por la empresa correspondiente. Como se puede observar, no se descuenta otro tipo de gastos o impuestos que más tarde se puedan aplicar.