Particularidades de los préstamos online

Particularidades de los préstamos online

La principal peculiaridad de este tipo de préstamos es la forma de solicitarlos. Los préstamos online se solicitan, como su propio nombre indica, a través de internet lo que implica que no es necesario que nos desplacemos hasta la oficina física de un banco u otra entidad financiera para poder solicitarlo, o llamar por teléfono para contratarlo.

Los trámites de solicitud se realizan a través de la página web de la entidad con la que decidamos contratar este servicio de financiación. Una vez hayamos formulado nuestra petición de ese préstamo, la entidad en cuestión valorará nuestra solicitud y decidirá si nos concede el dinero, aceptando o rechazando nuestra petición a través de un correo electrónico.

Diferencias con los créditos online

Las diferencias entre los préstamos online y los créditos online son las mismas que existen entre los préstamos y los créditos en general. 

Si solicitamos un préstamo, recibiremos una cantidad determinada de dinero. Una vez finalizado el plazo convenido deberemos devolver el dinero prestado junto con la cantidad derivada del porcentaje de intereses pactado en el contrato. En un préstamo ese porcentaje se calcula sobre el montante total del dinero recibido. Sin embargo, en el caso de los créditos, esos intereses se calculan solo sobre la cantidad de dinero que se utilice y no sobre el montante total que la entidad financiera pone a nuestra disposición.

Otra de las diferencias principales entre ambos productos financieros es la posibilidad de renovación del servicio. Mientras que en el caso de los créditos se puede renovar o ampliar el plazo de utilización del dinero, si hablamos de préstamos esto no suele ocurrir, teniendo que contratar un nuevo servicio financiero.

También es reseñable la cantidad de intereses que se paga por recibir cada servicio financiero. En el caso de los préstamos, el porcentaje de intereses que deberemos devolver a la entidad que nos concede el dinero es mucho menor que el soportado en el caso de los créditos.

¿Qué requisitos hay que cumplir para acceder a un préstamo online?

requisitos hay que cumplir para acceder a un préstamo online

Una vez estudiadas las posibilidades de financiación que nos ofrece el mercado y habiendo elegido nuestra entidad para solicitarlo, podemos comenzar con los trámites de solicitud de nuestro crédito. Para ello deberemos cumplir una serie de requisitos. Estos varían de entidad a entidad pero en términos generales estos son los que tendremos que reunir:

  • Ser mayor de edad: sólo podrán pedir un préstamo aquellas personas que tengan 18 o más años en el momento de la solicitud
  • Disponer de un DNI: tener un documento nacional de identidad legal y actualizado
  • Disponer de una cuenta bancaria: es la cuenta donde nos ingresarán el dinero solicitado
  • Disponer de ingresos periódicos o de solvencia suficiente: para pedir un préstamo, ya sea online o físico, deberemos dar cuenta de una serie de ingresos (como una nómina) para que la entidad considere que somos lo suficientemente solventes como para devolver el montante prestado más los intereses una vez finalizado el plazo del préstamo.
  • En cuanto al último punto hay que tener en cuenta que dependiendo de la entidad financiera a la que acudamos para solicitar nuestro préstamo soportaremos unas condiciones u otras. Principalmente lo que varía de una entidad a otra es el tipo de interés que nos impondrán a la hora de devolver el montante prestado. 

Cada entidad realiza un determinado análisis de riesgos para conocer cuál es la situación financiera del cliente y cuál es su disposición y posibilidades de devolver el dinero prestado. Al ser los préstamos online un servicio web, la forma de comprobar esto es más complicada, a priori.

Los bancos suelen contar con un sistema de puntos que van asignando a sus clientes según el riesgo que tengan de impago. Este estudio es concienzudo y analizan todas las variables posibles del cliente o solicitante del préstamo.

En cambio, determinadas páginas web de concesión de préstamos y créditos online son más laxas a la hora de solicitar determinados requisitos y calculan la solvencia con un algoritmo basado en pocos datos por lo que, en principio, es más fácil conseguir la financiación a través de ellos.

No obstante, toda facilidad tiene su contrapartida, ya que estas páginas, al conceder los préstamos a más clientes y soportar así más riesgo, suelen aplicar a sus productos financieros unos intereses mucho más elevados que los que suelen aplicar los bancos. Por eso, antes de solicitar cualquier préstamo online es conveniente informarse de todas las condiciones y letra pequeña para evitar sorpresas no deseadas.

¿Qué documentos se necesitan para solicitar un préstamo online?

A la hora de solicitar un préstamo online nos pedirán una serie de datos personales con la finalidad de comprobar si somos aptos para recibir esa cantidad de dinero y para comprobar nuestra identidad. Al ser un método online no presentaremos dichos documentos, sino que rellenaremos una serie de formularios en los que incluiremos los datos requeridos. Estos son algunos de los que nos solicitarán a la hora de pedir nuestro préstamo online:

  • DNI: el número de nuestro Documento Nacional de Identidad
  • Dirección de correo electrónico: al ser una solicitud online, la entidad financiera nos enviará todos los datos relativos a nuestro préstamo a través de un email
  • Teléfono de contacto: siempre nos solicitarán un número de teléfono para poder contactar con nosotros en el caso de que haya alguna eventualidad en el proceso de concesión del préstamo y así como para mandarnos las claves de seguridad que podamos necesitar durante el mismo
  • Número de cuenta bancaria: es la cuenta donde nos ingresarán el dinero solicitado en el caso de que nos concedan el préstamo
  • Justificante de ingresos: nos solicitarán que incluyamos en nuestra solicitud los ingresos brutos que tenemos de forma mensual o anual (suele ser la nómina), así como nuestro puesto de trabajo actual y nuestra empresa con visos a comprobar si somos lo suficientemente solventes como para devolver en un futuro el dinero solicitado.

¿Cómo se solicita un préstamo online?

  • A la hora de solicitar un préstamo online deberemos dirigirnos a la página web de la entidad financiera elegida para pedir este servicio de financiación. Es recomendable durante este proceso acceder a internet desde una red cifrada y segura y nunca hacerlo desde un ordenador o dispositivo que esté conectado a una red WiFi abierta o sin contraseña de seguridad ya que, a pesar de que este tipo de páginas tienen ciertos niveles de seguridad, entrar a ellas a través de redes no seguras puede suponer un riesgo innecesario que termine con la difusión o robo de nuestros datos personales o bancarios.

Si solicitamos nuestro préstamo online a través de la página web de nuestro banco habitual, podremos entrar en el sistema de clientes del mismo y desde ahí, con nuestra sesión iniciada, iremos a la opción de productos financieros y comenzaremos el proceso de solicitud.

En el caso de que recurramos a una web especializada en la concesión de servicios de financiación deberemos comenzar por el proceso de registro en la plataforma, solicitándonos nuestros datos de contacto e identificación para iniciar el proceso.

Una vez dentro de la web en cuestión, ya sea de un banco u otra entidad financiera, la propia plataforma nos irá guiando en los pasos que deberemos dar para poder completar nuestra solicitud. En el caso de que no tengan nuestros datos, nos irán pidiendo más información acerca de nuestra situación financiera, nuestro trabajo, así como domicilio y cuenta bancaria para ingresarnos el montante, en el caso de que nos concedan el préstamo.

Una vez hayamos solicitado el préstamo, deberemos esperar a que la entidad en cuestión apruebe nuestra solicitud. El plazo para que nos comuniquen si nos conceden el dinero o no varía dependiencio de la entidad, siendo más rápidas aquellas web donde nos piden menos datos, aunque cuenten con la contrapartida de que sus intereses son más altos.

Por lo general, nos avisan de la concesión de este servicio a través de un email enviado a la cuenta de correo electrónico que hayamos facilitado en el momento de la solicitud.

En el caso de que ocurra alguna irregularidad a la hora de solicitar el préstamo online, falle la web o no recibamos noticias sobre el estado de nuestra solicitud, siempre podemos ponernos en contacto con la entidad a través del email de contacto que figura en su web o a través de un número de teléfono que también figura en la página de la misma.

Tipos de préstamos online

Tipos de préstamos online

En el mundo de la financiación hay numerosos tipos de préstamos a los que podemos recurrir para poder financiar nuestras compras, gastos o derivados. Los préstamos online no son una excepción y también hay gran diversidad. 

Dependiendo de la entidad que visitemos en la web, esta nos ofrecerá una serie de préstamos para distintos fines. Sin embargo, una de las ventajas de solicitar un préstamo online es que no nos preguntan para qué necesitamos el dinero, por lo que las posibilidades de que nos denieguen este servicio se reducen ya que descartamos el valor subjetivo de la operación.

No obstante, en numerosas entidades financieras ofrecen préstamos online para hacer frente a determinados gastos, como pueda ser la compra de un coche, una reforma, etc, por lo que podremos orientarnos de forma más sencilla por los productos financieros que nos encontramos.

Por lo general, los préstamos online suelen ser de carácter personal, es decir, se destinan a cubrir gastos o compras de una persona física e individual. Pueden oscilar en una horquilla muy amplia de dinero, pudiendo estar entre los 100 y los 6.000 euros, aunque esta cantidad puede aumentar considerablemente dependiendo de la entidad a la que acudamos y al capacidad solvente de la que dispongamos, lo que nos hará más proclives a conseguir mejor (con mejores condiciones) y mayor cantidad de financiación, ya que suponemos un menor riesgo de impago para la entidad financiera.

Estos son algunos de los tipos de préstamos que nos podemos encontrar:

  • Préstamos al consumo: este tipo de préstamos suelen ser los más solicitados. Al igual que en su categoría física, los préstamos online al consumo son aquel importe de dinero que se destina a la financiación de la compra de bienes de consumo duraderos, como pueda ser una televisión nueva, un frigorífico o un nuevo mueble para el salón.
  • Préstamos para coche: este tipo de préstamo online es aquel que se destina para adquirir un vehículo ya sea personal o para fines empresariales, nuevo o de segunda mano. Este tipo de préstamos online suelen oscilar entre los 4.000 y los 15.000 euros y, en general, no cuentan con comisión de apertura. Asimismo , dentro de la categoría de la automoción podemos encontrar un tipo de préstamo aún más especifico como es el de las motos cuyos importes se suelen mover en la misma horquilla que la de los coches.
  • Préstamos para tratamientos sanitarios: la salud también está incluida en este tipo de financiación. En el caso de que tengamos que hacer frente a un tratamiento específico o una intervención quirúrgica que no cubra la Seguridad Social podemos recurrir a solicitar un préstamo online para hacer frente a este dispendio.
  • Préstamos para reformar la vivienda: en el caso de que estemos pensando en realizar una obra en casa o en algunas de nuestras propiedades y el gasto sea elevado, los préstamos online también pueden cubrir este tipo de circunstancias.
  • Préstamos para bodas: celebrar una boda, en el mejor de los casos, nos supondrá gastar una suma de dinero relativamente alta ya sea por el convite, la luna de miel, el pago de las tasas judiciales, los trajes de los cónyuges... Por eso, cada vez más personas recurren a préstamos online especialmente dedicados a bodas.
  • Préstamos de estudios: un préstamo online para estudios es aquel que se solicita para financiar alguna actividad relacionada con la formación. Pueden llegar a ser de hasta 15.000 euros, ya sean para pagar una estancia en el extranjero, una matrícula universitaria, un proyecto... Por lo general, este tipo de préstamos están destinados a una población joven con escasez de ingresos por lo que tienen mejores condiciones, como la ausencia de comisión de apertura.
  • Préstamos preconcedidos: otra modalidad de los préstamos online. Este tipo de financiación son préstamos que conceden las entidades financieras a sus clientes de confianza, es decir, si ya tienes contratados otros servicios con esa entidad y tu historial de solvencia ha sido positivo, es decir, teniendo ingresos regulares y ningún impago en otros servicios solicitados. Hay que tener en cuenta que estos préstamos preconcedidos se concederán en función del dinero que tengamos en nuestra cuenta pero son muy rápidos en la concesión y una vez aceptados se ingresa automáticamente el dinero en nuestra cuenta.
  • Préstamo de viajes: otra opción que permite la financiación online es solicitar préstamos para poder realizar un viaje. Ya sea una luna de miel, las  vacaciones de verano u otro tipo de escapada, los préstamos online para viajes nos permiten disponer de una determinada cantidad de dinero para poder hacerlos. La horquilla en la que se suelen mover la mayoría de estos productos de financiación está entre los 1.000 y los 10.000 euros.
  • Mini préstamos: estos préstamos online son unos de los más comunes hoy en día. De concesión rápida y escasos trámites, los mini préstamos nos permiten financiarnos casi al instante para hacer frente a gastos inesperados. El montante prestado no suele superar los 500 euros y el plazo de devolución oscila en torno a los 30 días.

¿Qué comisiones puede tener un préstamo online?

A la hora de solicitar un préstamo online tenemos que tener muy presentes los gastos que se pueden derivar de la recepción de esa cantidad de dinero. Debido a la amplia oferta que hoy en día podemos encontrar en internet, muchos de los facilitadores de estos servicios de financiación los ofrecen sin comisiones de apertura, pero no es el único coste al que nos podemos enfrentar si contratamos un préstamo online:

  • Comisión de apertura: a pesar de lo anteriormente citado, algunas entidades financieras pueden cargar esta comisión por el simple hecho de contratar este servicio.
  • Comisión de estudio: esta comisión es la que se carga al solicitante por elestudio previo de viabilidad a la hora de realizar el préstamo. La entidad incurre en una serie de gastos a la hora de valorar si una persona es apta para recibir una determinada cantidad de dinero (por su capacidad de devolución) y transmite ese gasto al cliente en forma de comisión.
  • Comisión por amortización anticipada: este tipo de comisión nos la cargará la entidad en el caso de que devolvamos el montante prestado antes de tiempo.
  • Comisiones de demora: si, por el contrario, nos retrasamos en la devolución del dinero prestado más los intereses aplicados, la entidad nos cargará una serie de comisiones por el impago. Estas comisiones se pueden desglosar en reclamaciones de posiciones deudores e ylos intereses de demora, cuyas cantidades variarán según la entidad a la que hayamos solicitado el préstamo.